3 may. 2010

Maniac Monday


Uno de mis grupos favoritos de los 80's es , definitivamente, The Bangles (Las Bengalas, en español, pero suena cumbiambero, no?, mejor lo dejamos como es) compuesto por 4 chicas inglesas , de las cuales recuerdo más a Susanna Hoffs y su peculiar voz. Canciones simples, nunca tan profundas pero pegajosas ,sin llegar a edulcoradas, sobretodo divertidas…entre ellas encontré la que da título a esta entrada y algunas partes totalmente apropiadas para mi ánimo del lunes.

Six o'clock already
I was just in the middle of a dream
I was kissin' Valentino
By a crystal blue Italian stream
But I can't be late
'Cause then I guess I just won't get paid
These are the days
When you wish your bed was already made

Que en español dice, más o menos esto:

Ya son las seis, estaba en la mitad de un sueño
Estaba besando a Valentino por una corriente italiana azul cristalina
Pero no puedo llegar tarde porque entonces, supongo, que no me pagarán
Estos son los días en los que desearías que tu cama estuviera ya hecha

Yo desearía, no sólo que mi cama esté hecha, sino mi trabajo. ¿Por qué los lunes son tan pesados, señor Vallejo?
Esta otra parte también me pinta toda, toda

Have to catch an early train
Got to be to work by nine
And if I had an air-o-plane
I still couldn't make it on time
'Cause it takes me so long
Just to figure out what I'm gonna wear
Blame it on the train
But the boss is already there

In Spanish, please:

Tengo que tomar un tren temprano, tengo que estar en el trabajo a las nueve
Y si tuviera un aeroplano, aún así no llegaría a tiempo
Porque me toma mucho tiempo simplemente decidir qué voy a usar
Culpar al tren pero el jefe ya está ahí.

Y cuando reemplacemos “tren” por “el lentopolitano” ¿Tampoco me va salvar ni un aeroplano? …Señor Castañeda: no me regale sus tarjetas, Yo pago ¿Ya? Pero, please que funcione!!!

Ya se iniciaron las pruebas en el metropolitano (no abro comillas porque huele a “coimillas”) y hubo la mar de gente, se entiende porque todo es gratis y porque la expectativa enorme. Particularmente, no pretendo participar en eso hasta que este al 100% bien. En serio. Ni loca me atrevo a perder más tiempo del que ya pierdo cada mañana tomando mi par de combis. Bueno, mi lado aventurero es posible que despierte y se anime, pero nunca, nunca un lunes por la mañana. Y no es que vaya a extrañar al cobrador de la Joselo (azulito con rojo, bueno, no es combi, es micro) , ese que me saluda y trata como a una dama cada que subo : “Ya! Suba, suba arrímese, péguese, avance, pal fondo, al medio hay espacio (sí, al medio, ya no al fondo, como si Betito Aguilar les fuera a cobrar derechos de autor), con sencillo, con sencillo, señora (señora?tu vieja!), escolar! escolar! Baja tu mochilaaaa!”…tendría que estar loca, no?

Después de un fin de semana medio agitado, celebrando el día del trabajador con señora parrillada preparada por el primo Luchito Acurio, en donde juntamos jubilados, escolares, pre-escolares , chicas unique, ñatas, ñatos, perro, pericote y gato( porque para juntarse, cualquier pretexto es bueno y siempre bienvenido en mi alborotada familia), en el que terminamos cantando karaoke como desgañitados hasta las mil y quinientas, el domingo me quedó más que corto para descansar y más, cuando comprenderás que si estás casada , aunque no tengas hijos, siempre, siempre hay algo que hacer en casa o fuera de ella. La opción de dormir bien de domingo para lunes, no cuenta. Pero sarna con gusto, no pica.
Hoy por ejemplo, como buena chica ,tenía lista mi ropita para que no me suceda lo de : “ No tengo que ponermeeee!”, pero el reloj se confabuló. Volé, casi ni desayuné y tuve suerte con el primer carro. El segundo ya es otro cantar. Mi segunda combi aunque es el más injusto medio de transporte de Lima Metropolitana, ciudad de los reyes, tres veces coronada villa, tengo que decir algo en mayúsculas ME ASUSTA PERO ME GUSTA. Y eso que acá tengo casi el mismo recibimiento que en la Joselo y a veces, como hoy, me equivoco de línea y termino tomando una de las tantas que me llevan al mismo destino pero no hacen la misma ruta. Ósea, me demoro más y termino llegando tarde. Ósea, algún gerente ya me vió llegar 8.42 am con su ojo que todo lo ve (camarita voyeur). Ósea ya me tiene chequeada y marcada por tardona, seguramente. Bueno, en fin. El caso es que Yo extrañaría la cantidad de cosas y situaciones que me toca ver cada día en mi combi number two. Y es que la cultura combi está vigente, señoras y señores, vive, siente, suda, habla y grita dentro de mí. Aunque se me pasen por la cara cuatro combis vacías, porque no les da la gana de parar,(inevitable el pensar en la señora madre del señor chofer y del caballero cobrador, cada vez que me hacen eso), aunque me quieran ver la cara cobrándome veinte céntimos más que al resto (desagradable mechadera de la que siempre salgo triunfante pero malhumorada), aunque todos los que trabajen en la DISCAMEC no les importe subir (a china no más, está cerquita) doblados en tres y plantarte las cuatro letras en la cara. Aún con eso, creo que extrañaré a estos vehículos del demonio el día que tenga mi carrito (Dios mediante) porque en el metropolitano, no tengo mucha fe. Y es que no creo que allí pueda encontrar a la loca de esta mañana que me cantó todos los éxitos de Eddie Santiago y me dio una lección que no olvidaré : El asiento reservado es para los viejitos, no vale hacerse la sueca cantando a dúo con tu I Pod. Tampoco voy a encontrar al señor que pasea como 8 perritos de todos los tamaños, modelos y razas (casi digo marcas) con una maestría tal que ya quiero ver que hace, de puro mala que soy, si se le escapa uno, unito nada más o a la chica Hellman’s (choclo?? Noooo) de cada mañana, la del moño bien puestecito con su loncherita de Frecuencia Latina, que no soporta que la gente la roce, que salta si por casualidad te sientas a su lado como si el asiento fuera de faquir. Estas experiencias, aunque no lo creas, enriquecen, se vuelven anécdotas, te hacen pasar el rato, la larga ruta, para ser exacta. Pero lo más insólito que me ha pasado, aún me tiene a la espera que aparezca esa combi que tomé una vez en donde el chofer no me puso ni a los Yaipén , ni a los Villacorta, ni a ninguna familia cumbiambera. Tampoco me puso el tra-tra-tra-tra-tra-tra-tra, ni tuve que enterarme por millonésima vez que rumba, Ella quiere su rumba. Todo el camino, si exagerar, escuchamos jazz, swing, bossa nova y alguna rumbita de aquellas que cantaba Benny Moré, solamente que en acústico. Hasta “Somewhere over the rainbow” y rematamos con unas de Kenny G. No miento, no lo soñé, no chocamos y vi la luz y estoy teniendo un de esos falsos recuerdos post traumáticos. Cultura combi, pues. Pasa de todo. Al llegar a mi paradero final , quise felicitar al chofer pero el cobrador no me dio tiempo, la verdad. Me cerró la puerta en la cara : “pisaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa” y me quedé ahí, parada y sola con mis ilusiones. En fin, tal vez sea una de esas cosas que solamente te pasan una vez en la vida,digo Yo. A lo mejor hasta leyenda urbana se vuelve, no?... En fín, ya tendré tiempo de extrañar todo eso. Hoy ha sido un día difícil. Mejor te dejo con las Bangles  It's just another manic Monday ,I wish it was Sunday ...
 





3 comentarios:

Pinky*! x) dijo...

woooow ohhh my xD .. de verdad me gusto mucho tu entrada de hoy .. y vaya que sii .. pero otra cosa es la cultura combi de una universitaria hahaha xD .. se podria decir que es una rama dentro de la cultura combi xD .. cuando una saliidiita con mi Mamá y Lupiita :) .. hay mucho para conversar :D .. yo también tengo un blog pero de poemas .. ya me hice seguidora de tu blog para poder leerlo a diario .. buenoo para cerrar espero que ese gerente nuevo y pesado que tienen no las vea llegar tarde y en el mejor de los casos que la combi vuele como un rayo y ojo la de la ruta corecta y asi no lleguen tarde hahaha un besoo :)

Marucho dijo...

hola mi estimada, te fallo una frase de nuestros coloridos cobradores, desde los q solo se ponen su camisa de la empresa hasta los q se reen metrosexuales ( combisexuales podria ser) y se ponen artes, miles de pulseras y cantan en ingles. su frase preferida es " apeguese."...."apegate amiga peee" apegate que esta vacio".
mira este pechito marisquero paso de las combis a mi propio maruchomovil, pero por cualpa del destino termine regresando a las combis, y creeme q muchas veces me siento mas tranquilo viajando que peleandome con ellos mismo cuando manejo yo.
Ademas me agrada la frase del diablito en el Abogado del Diablo, la recuerdas....a el le gustaba el metro.....hay q mantenerel perfil bajo......q no te vean llegar.....( de paso q no te vea gerencia ) abrazos.

China Toon dijo...

Chévere que estés por aquí, Pinky! La verdad,esta idea del blog es culpa tuya!!! jajajaja...y sí, tenemos que salir y tomarnos algo por ahí para que me cuennnnntessssss!!!!
XOXO

Marucho : ¿Cómo andas hombre? Hace tiempo que no sé nada de las Maruchoaventuras...