13 de may. de 2010

La fiesta del tulipán



Ya llegó la primavera en Holanda y con Ella el Festival del tulipán, mi flor favorita, la más hermosa. Cada vez que uno piensa en Holanda, piensa en dos cosas: molinos y tulipanes. Olvidemos un poco el tema de Ámsterdam y su famosísima zona rosa, donde las chicas se exhiben casi desnudas en un escaparate, cual maniquí en las vitrinas de Saga. Olvídalo, la belleza que reviste esta famosa ciudad va más allá de esas peculiaridades. Si no, mira esta foto




Estas flores, oriundas de Oriente Medio, fueron introducidas a Europa en la Edad Moderna. Realmente causaron sensación, a tal punto que se llegó a hablar de “tulipomanía”. La gente vendía tierras, empeñaba propiedades y pagaba sumas exorbitantes por un bulbo de tulipán , llegándose a pagar una cifra récord por la variedad “Semper Augustus”, en pleno siglo XVII.
Lo que más me gusta de esta flor es su infinidad de colores. Las hay rojas, anaranjadas, moradas, rosadas, lilas, amarillas; y entre las más hermosas, azules y negras. Y es que Yo siempre creí que los tulipanes negros eran parte del imaginario de Alejandro Dumas , pero no. Resulta que son, más bien, de un color como burdeos pero bien oscuro. De ahí, su nombre. Son famosos los campos de tulipanes de Holanda, o también llamados Blloebollenstreek (impronunciable para mí), ya que este país tiene el 88% de la producción mundial, por lo tanto es el mayor exportador. Dime si nos son bellas.

Yo espero, en un día no muy lejano, si Dios quiere, poder visitar Ámsterdam y hacer la ruta del tulipán. De entrada, me compraría uno de esos zuecos con sus bulbos de tulipán. Valen unos 10 euros. O también, otros que vienen con unos capullos y valen el doble, pero serían mi máximo recuerdo.

Cuando vaya por allí, no dejaré de visitar, (y si tú vas antes que Yo, por favor, te tomas foto y me mandas, ya?) Keukenhof el parque floral más hermoso del mundo, en la pequeña ciudad de Lisse, muy cercano a Amsterdam. Este parque es uno de los 5 destinos más visitados en Europa y fue ideado por un alcalde de Lisse y los agricultores del lugar. No solamente hay tulipanes allí, hay variedades de orquídeas y otras flores ornamentales, pero la estrella acá es, definitivamente la “flor turbante”, como la llamaban los persas. También, encuentras allí el famoso Museo Zwartetulip, donde, obvio, te puedes enterar de la historia del tulipán, conocer sus variedades y deleitarte con su belleza. Estas fotos fueron tomadas por Serantes para Meteored. Simplemente, preciosas.









Nos vemos , Amsterdam!!!