3 oct. 2010

...Y coincidieron en un mismo plato: gallo, cuy y gato

Yo de mascotas, nada. Es decir, desde que era pequeña me formaron en la idea de que hay que darles muchos cuidados y que con las justas puedo conmigo misma. En realidad, quien realmente apenas podía con nosotros era mi madre. Y eso que Yo, por lo menos hasta los cuatro o cinco años, tuve a Emérita que me cuidaba a tiempo completo. No diré "mi nana", porque me parece muy frío, se me antoja muy inglés y al menos en mi ambiente clase media, eso no se usaba. Punto aparte, merece el decir que nosotros nunca hemos hecho diferencias entre las personas. Mi madre, que si bien es muy católica, apostólica y romana en todo, y a veces medio cucufatona (para que te digo que no, si sí) no es de las hipócritas que, con una mano llaman al diablo y con la otra se golpean el pecho. No, no, no. En nuestra casa siempre ha habido un lugar para toda persona que lo necesite, sin distinciones de ningún tipo (aleluyah, hermanos! ;D ) Entonces, debo decir que Emérita era  parte de la familia. Con quiénes no tenía muchas contemplaciones era con las mascotas y fueron muy pocas las que se nos permitió tener. Más porque las bases, ósea mis hermanos, se subordinaron e infiltraron a una gata en el Reducto Familiar Anti Mascotas, y la mañosería y el cálculo se impusieron a la fuerza y al miedo. La dictadura patriarcal, ablandó sus reglas ante los reclamos de la subordinada Yeye (mi hermanita que andaba por los 5 años, quizá) y el apoyo de su capellán, el Padre Fernando (mi hermano de 4) y bueno, Yo solamente habré dicho”agú " o "kam lu wantan” para apoyar a las bases, porque en esa época recién me habían dejado en una canastita en la puerta de la casa, como lo conté en otro post (aquí).
El caso es que ahí empezó todo. Años después, mamá Peluche nos hizo la guerra psicológica y la ganó totalmente. La última mascota que tuvimos nos la sirvió en un plato con tallarines. No,  no fue un gato, por si acaso. Esta vez, fue nuestro gallo Jorge Armando, llamado así en honor del galán de la telenovela “Viviana”, que veíamos infaltablemente cada noche (la repetición, por siaca, porque la novela es del 78).  ¿Qué quieres que te diga? Eran las épocas en que no existía ni el cable y menos la Internet. Lo mismo se hubiera podido llamar Joe Jonas, te lo juro. Y pa' que veas de que gallo te hablo, te cuelgo un videíto. Pechazo de Héctor Bonilla.

 Cada tarde, cuando volvíamos del colegio, nos acercábamos a la puerta del tercer piso y lo llamábamos “Jorge Armandooooo” y el gallito asomaba su cabeza y nos contestaba “Coooooooooo”. Ya tranquilitos, porque mi madre tenía sus antecedentes penales en eso de andar cocinando nuestros pollos, nos sentábamos a la mesa a almorzar. Pero se llegó el día en que Jorge Armando no salió a nuestro encuentro. Corrimos a la cocina a consultar las ollas y sartenes ¿y qué crees ?  ¡Tallarines rojos! La sospechosa principal negó los cargos hasta el final e incluso nuestro hermano, el capellán del Ejército de Amigos de los Animales Insurrectos, se vendió al sistema. Lo encontramos sirviendo su platazo de Jorge Armando en salsa boloñesa. Así las cosas. El hambre produce infieles. XD
Vale decir que ni mi hermana, ni Yo comimos un sólo fideo, y desde allí ,para evitar huellas psicológico-culinarias, no más mascotas. Entonces, ya no era complicado comer carne de algún animalillo por ahí, siempre que no formara parte de la familia. Tal fue el caso del Cuy o Conejillo de Indias, como se le llama en algunas partes y que en nuestro país forma parte de una antigua tradición culinaria que data del tiempo de los Incas. Y “cuy, cuy” es el sonido que este simpático  y exquisito,( ñám!) animalito emite, de ahí el nombrecillo. En otras partes del mundo es mascota, cierto, pero en nuestro país, las variedades de pelaje corto se usan para alimentación, debido a que se reproducen con facilidad (cómo algunas niñas que hasta terminan casadas con futbolistas), comen puras plantitas y contienen omega 3. Tal vez, puedas pensar que hice tooooda esta presentación del cuy para que no me tildes de bárbara e inconsecuente, pero no, son cada vez más las investigaciones que le atribuyen altas propiedades alimenticias a este pequeño roedor. Ah, sí! Roedor dije, pero no confundir con rata, ni hámster que no son la misma cosa. Mi abuela lo preparaba en una salsa roja, hecha de ají panca, galleta molida y maní, que era una delicia total. De esas comidas que tienes que probar con las manos para no dejar pero ni los huesitos en su lugar, y ni un dedito sin chuparte. Es parte de mi herencia serrana, creo Yo , eso de disfrutar tanto las comidas que mi madre aprendió de la abuela. Puro sabor a Norte. Pero como siempre hay paladares lampiños, mi hermana no atraca con el cuy y no sabe lo que se pierde. 
Cuy Mágico que apoya empresarios, ven a mi!
Prueba de que si te sacudes los prejuicios respecto de esto puedes cambiar de opinión es que Gilbert, un chico que vino a trabajar a mi chamba de intercambio, directo desde Holanda, aprendió a comerlo. “¿Qué es lo más extraño que has comido hasta hora?” se me ocurrió preguntar, Coy “ me dijo en su español mascado “ Ricouuu, pe-ro en Holanda ser mascouta. Vay a tener proublemas porque ya no mirarlo con mismos ojous ” y es que para acriollarse, el gringo no perdió tiempo. Cuídate Cuy Mágico que das plata porque el gringo se las sabía todas. Tanto así que en su cumpleaños, le compramos dos tortas y le cantamos el “happy birthday”, compartimos las porciones y unas gaseosas, entonces nos dijo “ En Holanda no se canta y tampouco se le invita tourta al del cumpleanios” nos soltó con ojitos azules picaronazos “Tons ¿qué se hace?” le preguntamos, “El que cumple anios le invita algou a todos, pero Yo nou lo iba a decirrr, jeje” ¡Ah! pendejo eres, ¿no, gringo? Seis meses en nuestro país lo volvieron más criollo que la mazamorra morada o el ceviche.

A tí, solamente a besos te comería. China Toon
no comel gato
 Pero volviendo a lo que uno come,  que quede claro que no soy capaz de hacer un potaje de algún animalito doméstico de mi propiedad (ni de mis vecinos, ojo) y que el cuy no es mascota y comerlo es casi un hecho histórico. Lo que no me cae, pero ni con paracaídas es comer gato. Eso sí que no. Y no únicamente por respeto a mi Michina (que así se llamaba nuestra gata, que hoy integra la lista de desaparecidos por el régimen patriarcal), o en memoria del Blanquito o La Plomita, los gatos de mi tía de esos mismos colores (bueeeeeno! original para poner nombres no era) y tampoco por su Freddy (esta vez el nombre era en dudoso honor al jefe de mi primo), sino porque para mi es y será una mascota universal, como el perro. ¿Cómo me voy a comer a Silvestre o a Garfield? Aunque este último me caiga pesado. Ya. Fuerza G y sus cuyes de la CIA son algo reciente y no me generan más simpatías que las de imaginarlos al horno o chactados, estilo Arequipa y directo a mi plato. Ñám! Me perdonarás.
Sin embargo, es verdad que en nuestro país se come gato. No tanto como en la China, en donde hasta hay restaurantes dedicados a esta "especialidad culinaria" que han desatado las protestas de los grupos animalistas. En Cañete, por ejemplo, existe el Festival Gastronómico del Gato, dentro del marco de las celebraciones del Día de Santa Efigenia, protectora del arte negro (nunca de los gatos, ya se ve) que es en setiembre. Chicharrón de gato, Gato a la milanesa, Gato  al huacatay y otros inventos mininos, son los platos  más representativos. Se dice que para la ocasión, se les cría con los cuidados que amerita el caso. Esta costumbre, es una herencia de los antepasados de los pobladores del Distrito de La Quebrada, en Cañete, donde antiguamente hubo esclavos y haciendas. Supongo que por necesidad aprendieron a servirse de lo que había a su alcance. Aunque no está extendida a todo el Perú, debido a que en nuestra capital se dio y se da el fenómeno de la inmigración, hay personas que trajeron a Lima esta costumbre. Sospechamos que a Blanquito se lo comieron los vecinos del Parque Nosiglia de Breña. Es en serio, cada cierto tiempo hacían su "gateada" y desaparecían los michis del barrio y aunque mi prima amenazó con demandarlos, previa sacada de madre, lo cierto es que nadie te toma en serio. Hasta con letreros es la cosa, de un estilo, más o menos así, como este que capté en una imprenta, durante mis últimas vacaciones. Con concha y pana, el anuncio.
Gran gateada bailable.Ven a comer tu rico gato michi michi
En el jato de la tía Laura De boleto, hasta morir.
Lamentable para todos los animales domésticos en particular y  controversial e injusto para todos los demás en general, pero lo cierto es que algunos no podemos vivir sin comer carne o no concibimos la vida así. Nos escandalizamos cuando sabemos que en la India, la gente puede morir de hambre pero jamás se comería a una vaca y es que finalmente, todo pasa por un tema cultural, de costumbres ancestrales, tradiciones y también de religión. Siempre he dicho que sería una buena vegetariana... sino tuviera alternativa, no me hago la que no. Sin embargo, me han enseñado que "a donde fueres, haz lo que vieres" y no sé realmente qué cosa me toque comer en la vida. Tal vez, mañana sea un suri. Ese gusano de la selva peruana que se encuentra en la planta del aguaje y se come frito o en brochetas. Me han dicho que es muy rico, pero la idea de tener algo medio baboso en mi boca que no sea mi lengua, me dá guácala.Yo me resisto y no atraco.
Dato curioso: Yo googleando el suri, me aparecen fotos de la hija de Tom Cruise. ¿Tendrá la menor idea Mr. Misión Imposible de que le puso el nombre de un gusano a su retoña fashion?
Se me antojó una ensalada. Permiso.

18 comentarios:

Pandex dijo...

amiga espero haya llegado mi comentario testamonico hahah si no llegan, avisame a mi blog porque lo he copiado en word xD!!! saludos.

Pandex dijo...

ChinaToon a mí también me regalaron un gallo q no duró ni un día en la casa y terminó en arroz con gallo ahhaha nunca lo olvidaré, yo era chiquita aun asi q comi nomas...perooo más adelante nos regalaron pollos y pichones y yo, mismo sta rosita de lima, los alimentaba y departía con ellos hasta q fueron disminuyendo en casa nuestros amigos alados y se terminaron x comer la gallina sobreviviente. No comí de ninguno, te juro, dsd ahi tengo la politica de no comer animales q hayan sido mascota!!!!

Después me regalaron un conejo hermoso y los piropos culinarios no se hicieron esperar, mi papa venia y lo pesaba y decía q estaba listo para Diciembre. mi pobre conejo era cargado para saber el peso de sus carnes y no de su belleza. Pero bueno, digamos q el conejo murió por causas naturales. Amén.

Sobre el cuy, todo un escándalo acá por toda la diferencia ya conocida, si supieran d lo q c pierden!!! delicioooooso. Mi marido no se anima y yo le digo q no sabe d lo que se pierde. La gente cree q somos unos cavernicolas por comernos a los cuycitos pero si para mascota es lindo , servido es aún más. Yo supongo que dejaré de comerlo cuando tenga uno de mascota. Como sucedió con el conejo, ya no como conejo (ok, no paso lo mismo cn los pollos pero a eso ya taba yo acostumbrada hahaha).

Pandex dijo...

Comer gato? noo q abuso xD aunque gracioso el anuncio...tremendos pirañitas. Ahora, se que en China comen perro....

A verdad, cuando me dicen q por que como cuy, yo les pregunto: de q se quejan? si uds comen caballo, la carne más barata y de mas baja calidad en mi pais xD!!!!!! (ok, salvando diferencias entre los caballos de aca y allá xD) Lo comen mucho sobretodo en salami.

Qué mas????? en Suiza también sucede como en Holanda, por eso yo no digo cuando es mi cumpleporque me gusta q me engrían.... hahahah q tal concha no? si supieras las cosas q se comparten en las oficinas con motivos del honomastico, sanguchitos y waditas q cuestan una fortuna, porque no hay nada más "bagre" acá q hacer tus triplecitos y sanguchitos de pollo (tan deliciosooooosss ellos) en pan d molde.....

Saludos amiga, me encantó tu post y ya sabes ya, no t pierdas la gateada ;)

China Toon dijo...

Oye, qué atorado este blogger, no? Vi cómo 7 mensajes tuyos pero se me fueron todos, jajajaja
Me alegra saber que no estoy sola en la aventura culinaria del gallo , qué feooooo eso no se hace...mira que encariñarte para luego darle vuelta...es una crueldad, pero una costumbre normal en la sierra, mi mamá me decía : "Para eso se cría"...cualquier día me podía comer a mi, jajajaja
Cada lugar tiene sus cosillas que uno se resiste a comer, pero puestos en el caso, quién sabe? Yo con hambre,no sé de qué sería capaz, amiga
un beso, Pandita!!

S. dijo...

bueno, yo hace no mucho (menos de un año) decidí dejar de comer carne roja y pollo, oseaaa, sólo como pescado y de vez en cuando, tampoco mucho k digamos. Lo hice por un tema sentimental a los animales al inicio, hoy me siento mejor de salud, alucina. OjO que a mi me encantaba el cuy, el pollo a la brasa, las hamburguesas, el aji de gallina, etc etc, pero tomé la decisión y aún la cumplo, mucha gente se asombra y elogian mi fuerza de voluntad :S no es tan dificil como parece, como dices tú, es cuestión de costumbre.

No sé lo que es comerse una mascota y Dios quiera que nunca tenga k hacerlo, pero sólo recuerdo k una vez me encariñé con un gallo de mis abuelos y a la semana lo vi en un caldo, ooooooobviamente me rehusé a tomar eso.

He probado el suri y a pesar de que a muchos les gusta no me pareció la gran cosa, parecía grasita de chancho, algo así.

Creo k a los k más les cuesta adaptarse a mi nueva forma de comer es a la sociedad (los restaurantes no ayudan mucho por acá y menos las reuniones sociales), en mi casa ya se hicieron la idea y eso k nosotros somos de la costa, sierra y selva... ooooh siiii.

besitos y buen post ;)

ѕocιaѕ dijo...

Cuando vengo a comentarte mágicamente se me antoja un café XD.
Me dio una cosita leer tu post, justo este finde le platicaba a mi novio que de niña en la casa teniamos un criadero de conejos, llegamos a tener más de 100 sin mentir ocupaban una rejota y ya de ahí gente a diario iba a comprarlos, lo mismo paso con pollos, cerditos, y llegue a tener un chivo al cual alimentabamos con biberones. La desgracia ocurria cuando a los animalitos "les llegaba la hora", ahí esta que no comiamos mi hermano y yo por el mero sentimiento de recordar y mi papá es de la teoria de no tener animales que NO sean comestibles, pero nos veía tristes y opto por regalarnos un perro así nos entretenia cuidandolo mientras sin darnos cuenta comiamos caldo de "Pedro", "María" y demás nombres con los que bautizabamos a tanto. Creo que yo optare al revés y solo tener perros o gatos en casa y no provocarme antojo de un gran gallo en caldo XD.
Por cierto muuuy interesante lo de los cuyos, hace poco me contaban que en un estado cercano a donde vivo venden ratas sin "pellejo" y que hacen una filota comprandolas y las envuelven en una tortilla o.O

China Toon dijo...

Oh, S! Yo creo que no es difícil ser vegetariana. Es más, Yo muero por las ensaladas y especialmente las que tienen tapas de alcachofa, ñám! No puedo evitar elogiar tu fuerza de voluntad, especialmente cuando, como dices, el entorno no ayuda nadita. Carne, carne y carne por todas partes. Carne roja, no me gusta mucho, soy de pollo :( mása que de carne y bueno, en pescados, prefiero los blancos y fritos, pero ya sabes lo caros que son, a pesar que estamos en la costa.
Parece que compartimos con Pandita un gallo difunto. Es horrible!!!!
He visto en tu blog algunas recetas ¿me parece? Voy a darme una vuelta para copiarlas.
besito

* El tropicólogo * dijo...

Yo me quiero comer al gallo de mi amiga xD Es que está bien gordo xD

Mi abuela tenía una gallina como mascota en Tacna. Le tomé cariño, ya no la veía con hambre al final xD

Y bueno, respecto a los gatos, a algunos se les ve tan mordibles! rawr! no, mentira, yo tengo tres gatos y son animales muy interesantes, incluso dicen que previenen la presencia de fantasmas, imagínate su utilidad x)

Saludos! :D Escribo ésto bajo los efectos de un Red Bull xD!

Pandex dijo...

chinatoon que bueno q llego mi comentario/post hahaha creo q era muy largo pero parece que le blogger ya se desatoró! tiró su chanchito ha ha ha

saludos guapa

Lulux dijo...

Cuando era niña en casa teníamos unos pollos que habíamos cambiado por botellas vacías y un buen día mi mamá los cocinó, yo ví como los mató y valgan verdades la carne del pollo tenía un sabor distinto al pollo del mercado así que no lo comí!*_* nunca más pude comer algún animal criado en casa. No soy mucho de carnes rojas, por no decir nadita de nada pero si debiera sobrevivir no dudaría en comerme el cuerpo hasta de un ser humano, ☺☺☺, nunca viajen conmigo en avión!!!!!!

Fuera de bromas, es un impacto terrible ver tu mascota convertida en el plato principal ....

Besos amiga.
☺☺☺

ѕocιaѕ dijo...

No snif, no me digas que no llego mi comentario? snif.. hice uno largo como pandex y me toco enviarlo dos veces y no salio =(

ana dijo...

Hola Chinita!!! Pues esto es de lo más interesante... el "cuyo" así lo conocen por estos rumbos en México no se come ni los gatos... pero se comen los saltamontes y las hormigas y de la res nos comemos todo en tacos hasta los cuernos jajaja a mi me encanta comer de todo si voy a tu país un día comeré el cuyo, el gato no la verdad ese sí junto con el perro me da una tristeza porque pues son mascotas de tradición pero el cuyo si... y yo tmb tuve un gallo de mascota se llamaba Cornelio y creció tanto y cagaba por todos lados que mi mamá lo hizo caldo... ni modo! que tengas una excelente semana y muchas gracias por tus comentarios y felicitaciones ;)

ѕocιaѕ dijo...

Aqui voy de nuevo entonces, pero antes pinc%&$ blogger que no friegue al comerse mi comentaio.
Te decia que me recordaste mucho la casí granja que tenía desde chica en mi casa, teniamos más de cien conejos sin mentirte y luego los ibamos vendiendo, el caso es que creci con un montón de animales, llego a haber cerdos, pollos, chivos.. a mi papá le gustaba mucho tener pero OJO solo animales comestibles, los perros y gatos olvidalo.

El caso es que cuando sabiamos mi hermano y yo que tocaba conejo asado nos haciamos nuestro caldo de verduras XD pero era un llorar, y dejarle de hablar incluso a mis papás, porque como con tu gallo, llegabamos y lo primero que haciamos era ir a saludar a la mascota.

Ya mi papá para confundirnos un tanto nos regalo un Husky Siveriano y de entonces creo que nos tocaba comer caldo de pollo y ni quien recordara que eran los que antes habíamos visto crecer jajaja que triste es eso =(

a mi me encantan los animales, pero una vez que los tengo aunque sea un día ya me encariño con ellos, así que cuando tenga mi familia puros NO comestibles porque será traumante.

Te comentaba también que fue interesante eso de los cuyos, acá en un estado cerca al mio me enteré que comen las ratas "peladas", ya vienen sin el pelaje y las dan en una tortilla, y las venden por las mañanas y se hace una filaaaaa, porque la gente dice que tiene beneficios saludables comerlas, será?

China Toon dijo...

El blogger nos está haciendo una pendejada, queridos. Bueno, acá les respondo a todos, por si se pone otra vez majadero:

Tropicólogo: Yo pensé que serías el más indignado con mi gatito en el plato, porque tienes tu gata. Yo sé porque leo tu blog. Me alegro que te lo tomes con Red Bull, en todo caso. A mí no me hace efecto esa cosa, por eso ya ni tomo. Yo no tendría como mascota un gato. Me parecen animales muy independientes, se van y se olvidan de uno,pero de ahí a comerrrrloooos...nones,ni loca.¿Previenen la presencia de fantasmas? Yo la prevengo, más bien, jajaja...jamás ví, sentí o percibí uno. Todo el mundo cuenta su historia al respecto y Yo nada
:( ...señor fantasma : No a la discriminación! Cariños, Tropi.

Pandex: Sí, el blogger este andaba atoradazoooo, pero tu testimonio llegó, doctora, se agradece. Un besito

Esta Lulux, qué brava había sido! jajajaja...ósea que mejor me cuido y no viajo contigo? Ya, en serio, creo que puestos en situación límite, me como lo que hay, caballera, pero sólo así. Esto de criar animales para comer, me parece que es una costumbre que los hijos de migrantes no atracamos mucho,al menos cuando mascoteamos a la comida, no.Besitos, mi amiga.

Anita linda: Oye, acá el cuy es riquísimo, ya dije. Y se come desde que el mundo es mundo, para nada es repulsivo. También se come, en la selva, unas hormigas grandotas y sepa uno qué miércoles más de cosas raras. Pobrecito tu gallo cagón (R.I.P.)
Espero que hayas tenido el más lindo aniversario, amiga, y que sean muchos más. Abrazos.

Socias: Pues supongo que es muy válido la crianza de animales para alimentarse y la verdad, no sé cómo hacía mi madre en su niñéz porque en la sierra es la costumbre y a ella le parece normal. Da pena, la verdad. Mascota es mascota y no comidaaaaaa, snif!
¿Me pregunto si tu papá te decía algo cuando mataba a tus conejitos? Mi mamá me decía que para eso criamos animales, para comer...más cruelaaaaaa.
El cuy no es rata para nada. Es un animalito bien limpiecito (bueno, no sé si se baña :D) que come pura alfalfa. Ni de vainas me como una rata, pero supongo que son costumbres que las personas van adoptando. Del gato dicen que tiene propiedades afrodisiácas, alucina, y que te conserva sano, nunca te enfermas...noooo, paso, ah? Prefiero el viagra, jajaja. Besososss

China Toon dijo...

El blogger nos está haciendo una pendejada, queridos. Bueno, acá les respondo a todos, por si se pone otra vez majadero:

Tropicólogo: Yo pensé que serías el más indignado con mi gatito en el plato, porque tienes tu gata. Yo sé porque leo tu blog. Me alegro que te lo tomes con Red Bull, en todo caso. A mí no me hace efecto esa cosa, por eso ya ni tomo. Yo no tendría como mascota un gato. Me parecen animales muy independientes, se van y se olvidan de uno,pero de ahí a comerrrrloooos...nones,ni loca.¿Previenen la presencia de fantasmas? Yo la prevengo, más bien, jajaja...jamás ví, sentí o percibí uno. Todo el mundo cuenta su historia al respecto y Yo nada
:( ...señor fantasma : No a la discriminación! Cariños, Tropi.

Pandex: Sí, el blogger este andaba atoradazoooo, pero tu testimonio llegó, doctora, se agradece. Un besito

Esta Lulux, qué brava había sido! jajajaja...ósea que mejor me cuido y no viajo contigo? Ya, en serio, creo que puestos en situación límite, me como lo que hay, caballera, pero sólo así. Esto de criar animales para comer, me parece que es una costumbre que los hijos de migrantes no atracamos mucho,al menos cuando mascoteamos a la comida, no.Besitos, mi amiga.

Anita linda: Oye, acá el cuy es riquísimo, ya dije. Y se come desde que el mundo es mundo, para nada es repulsivo. También se come, en la selva, unas hormigas grandotas y sepa uno qué miércoles más de cosas raras. Pobrecito tu gallo cagón (R.I.P.)
Espero que hayas tenido el más lindo aniversario, amiga, y que sean muchos más. Abrazos.

Socias: Pues supongo que es muy válido la crianza de animales para alimentarse y la verdad, no sé cómo hacía mi madre en su niñéz porque en la sierra es la costumbre y a ella le parece normal. Da pena, la verdad. Mascota es mascota y no comidaaaaaa, snif!
¿Me pregunto si tu papá te decía algo cuando mataba a tus conejitos? Mi mamá me decía que para eso criamos animales, para comer...más cruelaaaaaa.
El cuy no es rata para nada. Es un animalito bien limpiecito (bueno, no sé si se baña :D) que come pura alfalfa. Ni de vainas me como una rata, pero supongo que son costumbres que las personas van adoptando. Del gato dicen que tiene propiedades afrodisiácas, alucina, y que te conserva sano, nunca te enfermas...noooo, paso, ah? Prefiero el viagra, jajaja. Besososss

China Toon dijo...

El blogger nos está haciendo una pendejada, queridos. Bueno, acá les respondo a todos, por si se pone otra vez majadero:

Tropicólogo: Yo pensé que serías el más indignado con mi gatito en el plato, porque tienes tu gata. Yo sé porque leo tu blog. Me alegro que te lo tomes con Red Bull, en todo caso. A mí no me hace efecto esa cosa, por eso ya ni tomo. Yo no tendría como mascota un gato. Me parecen animales muy independientes, se van y se olvidan de uno,pero de ahí a comerrrrloooos...nones,ni loca.¿Previenen la presencia de fantasmas? Yo la prevengo, más bien, jajaja...jamás ví, sentí o percibí uno. Todo el mundo cuenta su historia al respecto y Yo nada
:( ...señor fantasma : No a la discriminación! Cariños, Tropi.

Pandex: Sí, el blogger este andaba atoradazoooo, pero tu testimonio llegó, doctora, se agradece. Un besito

Esta Lulux, qué brava había sido! jajajaja...ósea que mejor me cuido y no viajo contigo? Ya, en serio, creo que puestos en situación límite, me como lo que hay, caballera, pero sólo así. Esto de criar animales para comer, me parece que es una costumbre que los hijos de migrantes no atracamos mucho,al menos cuando mascoteamos a la comida, no.Besitos, mi amiga.

Anita linda: Oye, acá el cuy es riquísimo, ya dije. Y se come desde que el mundo es mundo, para nada es repulsivo. También se come, en la selva, unas hormigas grandotas y sepa uno qué miércoles más de cosas raras. Pobrecito tu gallo cagón (R.I.P.)
Espero que hayas tenido el más lindo aniversario, amiga, y que sean muchos más. Abrazos.

Socias: Pues supongo que es muy válido la crianza de animales para alimentarse y la verdad, no sé cómo hacía mi madre en su niñéz porque en la sierra es la costumbre y a ella le parece normal. Da pena, la verdad. Mascota es mascota y no comidaaaaaa, snif!
¿Me pregunto si tu papá te decía algo cuando mataba a tus conejitos? Mi mamá me decía que para eso criamos animales, para comer...más cruelaaaaaa.
El cuy no es rata para nada. Es un animalito bien limpiecito (bueno, no sé si se baña :D) que come pura alfalfa. Ni de vainas me como una rata, pero supongo que son costumbres que las personas van adoptando. Del gato dicen que tiene propiedades afrodisiácas, alucina, y que te conserva sano, nunca te enfermas...noooo, paso, ah? Prefiero el viagra, jajaja. Besososss

Tani dijo...

Pero cómo pudo mamá hacer eso con Jorge Armando??? (que dicho sea de paso tengo un primo con ese nombre, jejeje)

Yo tampoco podría comerme a mis animalitos, si les tengo un cariño que cuando uno se me muere hasta le lloro como 3 días!

Una vez mi papá compró un borreguito para alimentarlo y hacerlo en barbacoa. El borre comía alegremente y nos tenia locos con sus beeee! beeee! así que cuando creció y se puso gordito nadie en la cas apudo comerlo, terminaron vendiéndolo, pero no tuvimos corazón para matarlo.


Un besote, amiga

Pandex dijo...

China Tooon, tenia q volver a verificar si llego mi comentario del comentario hahahaha y a ver si el blogger seguia de pendejo y parece que si hahahahahaha

Ojo el cuy es un roedor, q no es lo mimso q ser rata hahahah me pregunto si te animarías a tomar extracto de rana, asi con su ranita viviente y saltarina? ha ha ha vamos ChinaToon, confiesa q es lo mas raro q has comido?

A mi tambien me dio miedo viajar con Lulux hahahaha nos asa al dia siguiente nomas...