23 ago. 2010

Y si a mi me pasa, no quiero ir...


"Cuando éramos niños, los viejos tenían como treinta, un charco era un océano,
 la muerte lisa y llana no existía" ( poema de Mario Benedetti)
Muchas veces he pensado lo que sería de mí si no existiera. Es absurdo, pero me pasa por la mente y siempre, pero necesariamente más cuando, como este fin de semana, me toca ir a un velorio. El jueves por la noche, luego de una enfermedad penosa, falleció mi tío y cuñado de mi mamá. Es curioso, pero de entrada, no sentí dolor, no sentí pena, no sentí nada. Me cuesta siempre asimilar la idea de la muerte. Es más, siento que la rechazo y le tengo harto miedo también. Entonces, empecé a pensar en eso, en lo de no existir.
Nadie me comprendía mejor
que Ella.
Cuando era niña y era el más odioso ser en este mundo cuando de tomar la sopa se trataba, mi madre me decía que en el África morían niños por mi culpa. Bueno, no tanto así, pero me hacía sentir que cada negativa mía mataba a estos “pobres niñitos que no tienen la culpa de nada (¿Yo sí, madre?), ¿ves? Come tu sopita, pues hijita”. Como esa táctica no funcionaba siempre, tuvo que apelar a la religión. Ya no era que los niños africanos morían de hambre y no Yo, sino el fuego del infierno lo que me esperaba si me seguía portando mal y encima no tomaba la sopa. De ahí es cuando empecé a preguntarme: “Si muero ¿a dónde iré?, ¿al infierno?, ¿el limbo es una posibilidad?“ Digo, hasta ahí me habían enseñado que hay “algo más allá” cuando uno muere. Pero con los años y la conciencia esta que me acompaña, ya no me podía tragar el cuento del infierno, el cielo y todo lo demás…entonces la pregunta cambió un poco a “ ¿qué será de mi cuando muera?, ¿sentiré algo?”…y esto por mi propio bien, había decidido no seguir preguntándomelo. Más, cuando me ocasiona tales nervios que hacen que mi ojito modelo rayita (así, mira -- . -- pero fíjate en el izquierdo, plis!) Me lata como loco. Pero bueno, este fin de semana fue inevitable el volver atrás. Pensé en mi tío, en mis primos que la están pasando mal, que han dejado temas pendientes con su papá, de esos que te duelen toda la vida. Pensé en mí y en mi temor más grande: la muerte. Para darme valor, me repetí lo siguiente : "Y si a mí me pasa, no quiero ir".
Pocos se sienten preparados para la hora de la muerte. Algunos no le temen. Yo no estoy preparada. Yo sí le temo. Y es que ¿cómo uno le hace para no sentir temor?,¿basta estar bien con tu conciencia?, ¿estar en paz con las personas es suficiente? Todas las religiones tienen una “versión” de lo que uno debe sentir o no sentir ante la muerte. La noche del viernes, en el velorio, mi hermano el candidato a cura, se encargó del responso. Esas oraciones que se hacen cuando la gente muere y todos los que acompañamos debemos escuchar. Un mensaje a la conciencia, sin hermano Pablo, pero debo decir que le salió muy bien. Habló de que uno tiene que sentir alegría ante la idea de la muerte ya que nos pone cara a cara con nuestro creador y casi me convence. De repente,Yo soy una católica renegada, una católica con tendencia a la apostasía y candidata de peso para ocupar una calderita en el averno (quema ¡auch!). Tal vez, pero a mí la muerte no me produce alegría. Lo que sí me la produce es la vida. Amo cada despertar, aunque me sienta floja. Amo cada mañana aunque amanezca llena de lluvia y con el cielo color panza de burro, como la de hoy. Me hace feliz ver crecer a mi sobrina de ocho años y escucharle, por ejemplo, cuando me cuenta un inocente chiste ( “Tía ¿Qué le dice una iguana a otra iguana? ¡Somos iguanitas!”) y espera con ansiedad ver mi cara de loca, descompuesta por la risa.
Me hace feliz el color de las cosas, ver el mar, oler el césped húmedo, el abrazo de mi esposo cada vez que nos encontramos, compartir las buenas y las malas con la familia…¿Estoy mal por temer perder todo esto? Supongo que esto es normal y que también lo es el que las religiones nos enseñen la resignación y la esperanza, porque otra cosa más que aceptar eso, en verdad, no podemos hacer ante la muerte de un ser querido. Sin embargo, Yo me puse a pensar ¿qué tal si después de morir no hay nada? Y me pareció bien porque entonces todo estaría resuelto. No sentir nada, no pensar nada, no existir.
Pero por otro lado ¡Me pareció tan injusto! Después de tanto recorrer este camino de la vida, llega el final y ¿Es todo? Pero entonces ¿qué hay de aquello que aprendemos para ser mejores?, ¿qué hay de mejorar el karma? (¿no digo? Bien sui generis, Yo), ¿para qué vivir tan corto tiempo? Pero bueno, si supiera las respuestas no estaría aquí escribiendo estas cosas, sino sería la dueña del mundo, misma Cerebro, jeje…el caso es que me he dejado impresionar una vez más por el ritual de la muerte.
No acostumbro ir a velorios, ni a entierros. Es más, huyo, pero si no me queda más remedio, si se trata de un ser muy querido de alguien y sé que esta persona necesita apoyo, me como mis nervios y me aparezco, a ver qué se ofrece. Como fue en este caso. Y traté de tomarlo de la mejor manera. No me acerqué al cajón, ni de vainas. Prefiero recordar a mi tío tal cual era y no encerrado en esa cosa.
Vale, con algo menos de color, pero más o menos así nos
 veríamos de anfitrionas
Me fui derechito a la cocina con mis primas las macondianas, a preparar los cafés y las cosas estas que se acostumbra a dar en los velorios, especialmente en las noches limeñas, tan frías como se han vuelto. En esos avatares andaba cuando nos surgió la idea (en broma, claro) de poner la empresa esta de atención de pompas fúnebres. Mi tía MaJu está últimamente de velorio en velorio y siempre se ofrece a ayudar con la atención de la gente, en vista que la familia del muertito no tiene cabeza para pensar en estos detalles terrenales. “MAJU ATIENDE POMPAS FÚNEBRES”, le ofrece además del café , la atención de bellas anfitrionas…¡qué manera de pasar la pena! Pero es lo que se nos ocurrió en esos momentos, en medio de tanto barullo, de tanta gente que viene y va, que llega y se reencuentra. Que si antes eran los matrimonios los lugares en los cuáles todos se volvían a encontrar, hoy en día,( y porque ya nadie invita a sus bodas a los amigos del colegio de sus papás, o al tío fulanito que vino para el bautizo de tu hermano, allá por 1971 y que es pariente por el lado de tu abuela , aunque jamás lo volviste a ver ni en pelea de perros, pero que hay que invitar porque si no se resiente)  ya se superó esto pero nunca podrá ser diferente en los velorios, porque aquí, asistir es más un deber para el cual no necesitas invitación.
Ya he perdido algunas personas importantes en mi vida. Digo, perder para siempre, y cada pérdida ha sido más penosa para mi, pero, a pesar de que no logro acostumbrarme a ciertas ausencias, entiendo que la vida sigue y todo se pasa pero Dios no se muda, como diría Teresa de Ávila. Nada hay que el tiempo no cure. De momento, exorciso un poco la tristeza escribiendo y así a ver si el ojo me deja de latir, Caracas! Entonces voy escogiendo el mejor recuerdo de mi tío y es del día de mi boda, en donde estaba feliz, quiero pensar Yo que no sólo porque había buen whisky (que le encantaba, dicho sea de paso XD), sino porque de verdad se sentía muy contento por mi.
Y para que veas lo que son las cosas, acaba de llamar mi prima para contarme que la hija de mis amigos Nadia y Edward nació anoche. Narumi,cuyo nombre significa "fortaleza y valentía" ya está con nosotros. Ahí tienes Tú otro misterio de la vida que no acabo de entender. Sólo que este sí me hace muy feliz.

11 comentarios:

Pinky*! x) dijo...

Siento mucho lo d tu tío ... jamás entederé porque se nos tienen que ir las personas que más queremos .. supongo q es cosa del destino más q d Dios .. y q me perdone pero en verdad nos iremos a alguna parte cuando llegue el final d nuestras vidas? .. who knows .. quien sabe ..

Pandex dijo...

AMEN Sista. AI China, t cuento q d pequeña tenia terror a la idea d dormir y no despertar, eso hacia q pasaran noches en las q no pegaba el ojo. Pero bueno, como tú, yo no me consuelo cn la muerte, a mi me gusta vivir aun cuando hay dias en lo q crea q ser una piedra es mejor. La vida tiene sus sinsabores pero eso creo q la hace q la disfrutemos un poco más, sino andariamos empalagosos y viviendo una mentira (porque siempre hay un yang para un ying y viceversa).

Sabes? yo he ido a muchos funerales y la verdad es que siempre me la he terminado escuchando o haciendo chistes. De los buenos, involucrando a los fallecidos. No por burlona sino porque es como q en ese tipo d situaciones dnd estas rodeado d tristeza pueden surgir las ideas mas locas y exxtrañas.... para bajar un poco la tristeza? será que funcionamos cmo el cerebro, q cuando siente dolor, aumenta la produccion d sustancias q nos hacen felices (y no hablo dl riquisimo xanax)!!!

Te juro q me imaginé a uds chicas locas d anfitrionas en las pompas funebres y me he matado d risa.

Es todo un misterio China, unos se van y otros vienen. El ciclo d la vida.

Saludos!

Raptor Plateado dijo...

no te sientas trizte china sabes que eres imprecindible en tu blog.. creo que de no existir tu nada de lo que esta pasando seguiria así creo que las cosas pasan por algo por que todo es una gran red conectada llamada destino lo que le pasa a uno afecta a todos!!!! así que arriba ese animo que hay mucho más que escribir!!

Lulux dijo...

NO creo que me quede decir "mis mas sinceras condolencias" pero si mis deseos que la familia y todos aquellos que han apreciado a tu tío se vayan aacostumbrando a su falta con calma.
Dicho esto paso a mi comentario respecto al post. La muerte no me asusta en si misma aunque la forma si. Siempre me imagino lo peor, morir asfixiada, quemada o cualquier otra forma dolorosa, o peor un accidente grave y no morir , eso me inquieta porque no me gustaria sufrir, como a la mayoría de mortales ☻. Antes creía iría al purgatorio antesde ir al cielo , ☻☻☻ ahora no creo que vaya a ninguno de esos dos lugares ni al infierno, nada de eso existe para mí, por lo menos no en la forma que lo aprendí de mi formación religiosa. Una vez ví un episodio de Star Trek the next generation donde uno de los personajes se preparaba para el ritual de la muerte de uno de sus compañeros y para él la muerte era una liberación la cual se recibe con alegría, yo creo que eso me impacto porque desde entonces he tratado de entender esa filosofía y me gustaría incorporarla a mi propia vida, no tengo ningun ser querido que haya muerto , no sé como reaccionaria , espero con serenidad.

Besitos
☺☺☺

China Toon dijo...

*Pinky : Gracias! La verdad es que al borde de la excomunión te diré, que no estoy tan triste, es decir, me da pena, pero más me preocupan los que se quedan. Como escribí, mis primos se quedan con algunos temas pendientes con su papá y eso, ya lo he visto antes, trae mucho dolor. Pero, la vida tiene que continuar, tiene que seguir el show y ya viste? ahora nació una "sobrina" (de cariñito) más y algo bueno debemos estar haciendo, que Diosito nos premia con ella.Besotes, Pink!

*Pandex, amiga! Pues sí, así es como conjuramos el miedo y la pena. Al final, creo que para eso se hizo el humor.En mi familia, las mujeres estamos medio locas, así que tal vez, para algunos es difícil de entender, pero ahí le damos. Creo que si no podemos cambiar las cosas, al menos hay formas de hacerlas llevaderas y todo está en querer. Un gran abrazo!!
*Rap, gracias,de veritas. Y sí, totalmente de acuerdo contigo. Voy a dejar de lado "el post fúnebre" y a retomar mis aventuras, jajaja. Un abrazo. Ah!, me gustó la última viñeta...jeje, soy suuuciaaa.
*Lulux! Sí, tienes razón,eso de las "condolencias" a mi también se me hace una frase muy trillada. Pero sé que tus deseos son muy sinceros, amiga. Creo que el tiempo va a curarlo todo. Y quisiera no sentir miedo ante la muerte, en serio que sí. Tal vez tengo muchos anticuchos feos en mi conciencia ¿qué será? o puede ser mi (de)formación religiosa.Espero que con el tiempo, también mejore en ello. Besote!

Antara dijo...

Lamento lo de tu tio :( a mi me pasa como a ti, muchas veces pienso en la muerte y en la vejez... y me ATERRA, tengo bastante ansiedad respecto a ese tema. Definitivamente hoy, aun no me quiero, porque aun no me he perdonado muchas cosas... tengo miedo...
Que bueno que hayas escrito esta entrada, me ha hecho reir y pensar a la vez...
Gracias!
Antara

Daphne dijo...

buena idea lo de las pompas!

sabes... a mi me pasa algo feo (espero que ahora, escribiéndolo acá y exponiéndolo ante gente que no conozco... eso desaparezca)
me pasa que cuando me doy cuenta de todo lo bueno que tengo conmigo y de que estoy tan feliz que después de eso me da un miedo terrible... miedo pero miedo miedo... de perderlo todo de repente! y lo peor es que eso pasa... y le pasa a todos

sé que se puede poner de tal forma como que uno esté contento con lo que vivió y con lo que dejó... pero no pues... yo quiero seguir viviéndolo y no dejarlo jamás...

supongo que a todos nos pasa... creo que es mejor no pensar en eso... y ahora sí! tarán!! como por arte de magia desaparecerá!

besos!

ana dijo...

Que pena lo de tu tío! Lo siento muchísimo. la muerte pues es un tema muy extenso, en México se le tiene un culto especial que lo heredamos de nuestros ancestros hacemos fiestas en relación a ese tema y hasta nos burlamos haciendo chistes, comiéndonos calaveras o disfrazandonos en desfiles... no sé quizá por eso no me asusta tanto pero igual no quiero estar ni cerquita jaja... Esa idea de negocio es muy buena eeh... porque es verdad que la gente cuando pierde a un ser querido no quiere pensar en nada más que en lo que está sintiendo! te mando una abrazo chinita...

China Toon dijo...

*Antarita: Gracias.Creo que tenemos en común eso y es que creo que nos asusta lo desconocido.Yo personalmente estaría más tranquila de saber la que me espera...imposible,pero al menos, hasta que mejore esta parte de mi. Ya te mando la foto de mis botines, no lo hice porque ando un poco maluca.Besotes!
*Gracias, Daphne por estar por acá. Es divertido conocerte y sí, las cosas como son: el miedo a perderlo todo me ataca también.Por mi parte, me queda confiar en Dios, nada más y en mi misma para tratar de superar esto. Un beso!
Anita preciosa, lo del negocio salió como broma,pero bien pensado, no es mala idea, en serio que no. No sabía de esa costumbre de México, algo oí pero no pensé que fuera tanto así. Muy interesante. En Perú, el día de los muertos, mucha gente acostumbra ir a los cementerios a tomar y comer con sus muertitos. Bueno, a la "salud" de ellos. Un beso!

Tani dijo...

Rosy, aunque lo sientas poco no deja de ser "raro" (al menos) perder a un ser querido.

Yo he perdido a dos: mi padre y mi hermano mayor y es algo realmente doloroso. Yo tengo claro que puedo decir que es una jodida pena que alguien de 28 años muera, que mi padre a los 55 años tenía cosas por hacer, pero en el fondo estoy conciente que hablo por egoísmo, los quería y los quería para mi : para verlos, abrazarlos, tocarlos, charlar, para que no me hicieran falta.

Yo tambien prefiero no ir a los velorios, me parece de tan mal gusto que sean tomados como un acto social, sin respetar la pena o el dolor de los deudos... en fin, hay varios sentimiento encontrados al leer esto.

Yo tampoco quiero morir n ver morir a los que amo, quiero vivir y que ellos vivan intensamente cada minuto.

Un besote y abrazo, amiga linda

China Toon dijo...

Oh, Tani! No imaginaba lo de tu hermano y lo de tu papá. Auque no he pasado por ese dolor,ahora entiendo muchas más cosas sobre tí. Veo que de ahí también te viene esa fuerza que proyectas, amiga.
La muerte tiene unos rituales extraños que , aunque no comparto , creo que hay un deber de acompañar a las personas que amamos , que sí creen en estas cosas.Con la muerte de mi tío se va un poco más la época en que mis padres se divertían en las fiestas...eso fue parte de mi niñez, también.
Besos,amiga