28 abr. 2011

Celebrando el primer añito...snif!


Había olvidado que hoy 28 de abril, hace un año que inicié este blog. Me felicito por haber encontrado una forma para llenar "algo más" mis días bipolares. Así soy Yo: tengo siempre gente buena a mi alrededor, pero suelo sentir que me falta "algo" y no sé bien qué...creo que era el vacío de no escribir. Y vamos, no es que sea mi pluma una cosa del Nobel, brincos diera, pero es una necesidad de expresión, una manera de escapar a la soledad y escribir un blog me ayudó horrores. No sé si a todos les pase lo mismo.
En general, he procurado escribir lo que a mi me da la gana. Digo, no es fácil enfrentar (aunque la verdad es que no damos la cara) las críticas de los que comentan. Que lo digan las bloggers famosas a las que les escriben sapos y culebras. Yo no soy famosa, por eso solamente me escriben mis amigos virtuales y virtuosos. Así que de insultos, todavía nada. Parece que lo voy a considerar un honor, jajaja, sí, claro.
Tener un blog personal ha sido como un acto de valentía. No soy moneda de oro para gustarle a todo el mundo y la verdad, no es mi intención. Desde el inicio ha sido lo que nunca pude hacer de pequeña. Recuerdo bien que tenía una amiga mucho mayor que Yo, unos 7 u 8 años, ella andaría por sus 18 , saca tu cuenta lo agrandadaza que Yo era, en fin, esta amiga le gustaba cartearse con gente de otros países. No había Internet, obvio, no había ni teléfonos móviles. A mis escasos 12 años, no tenía mucha "capacidad de vuelo". En fin, escribir un blog me ha permitido conectarme con gente de aqui y de allá. Encontrar en el otro lado del mundo a amigas maravillosas , con harto ingenio, como Pandex o Lulux quienes fueron las primeras personas , digamos "ajenas" a mi entorno que me comentaron y me dieron algo así como la bienvenida al mundo blogueril. Las quiero y les doy las gracias. Y cuando digo las quiero, agrego que no es difícil querer a las personas que no ves. Al contrario, creo que ayuda a abrir un poco más el corazón.
Luego, está la archiconocida Tani, a quien extraño mucho y anda desaparecida, haciendo la vida, pues. Pero ella también me "acogió" con muchas ganas y la gran calidéz que tienen los mexicanos. Porque Tani es del mero, mero. Así como mi querida Rocío Jimenez, con quien chateo y me paso un lindo rato comentando cosas de "casa a casa", porque su blog es de ideas para el hogar y también arte. Un lado que me encanta y nos ha unido. No puedo dejar de mencionar a las Socias: Gemma y Lorena, que aunque nunca sé con quién me escribo porque es parte del misterio, me encantan y siempre son taaaaan uf!!! Que hasta me animé a ponerles una vez mi rima en el Día de Muertos. Debut y despedida como poetisa, jajaja. También y no por eso menos importante es mi amigo Jair o más conocido como el Raptor Plateado. Un súper talento de las viñetas, que ya nos trae un proyecto muy bueno que involucrará al mundo blogger...coming soon.
Para mis paisanos, pues no puedo dejar de decirles que me quito el sombrero. Nunca pensé que la movida blogger pudiera ser tan fuerte en nuestro país. Parece que todos tienen mucho que decir y eso es bueno, genial y digno de elogio. Es un placer para mi leer los blogs de Ana Sofía o Galletita de Jengibre, a quien conocí el año pasado, nos tomamos un café y loreamos un montón. Esa niña es un sol radiante, una persona de mucho talento para el diseño, tremendamente creativa. Chicas así, me da mucho orgullo conocer.
Me divierto horrores y me río como una chancha leyendo al Tropicólogo, a David Der Nacht o a Fer de Drama Queen, por ejemplo. Y también tenemos nuestros momentos de reflexión. Eso sí, jamás me aburro.
Hay de todo para todos, incluso los blogs de moda, (porque todo empezó por ahí) te pueden enseñar, no sólo a como llevar una falda sino a compartir con otros las cosas de la vida, lo simple, lo alegre, lo complicado, lo cotidiano, lo interesante, lo mágico. Antara y Monita de Seda son dos claros ejemplos de ello. No sólo lindos zapatos, lindas personas, también.
Tengo que decir que me conmuevo mucho cuando leo los blogs personales. No sé si es una idea mía pero siento que puedo "ver" a las personas através de ellos. Pero esto ya parece mi discurso para cuando gane el premio Oscar ¿no? La estoy haciendo muy larga. Nada, es que no sé cómo darles las gracias por la paciencia, por el cariño, por pasar y leer, por comentar, por no hacerlo si no les provoca. Igual es bastante que hagan mover al contador de visitas. Mamá, ya sé que eres tú!!!
Le doy las gracias a Eva Magallanes, de Chile, que siempre se deja algo lindo por aquí, que siempre me encandila con sus historias y sus poemas y que encanta cuando se sienta en los prejuicios de la gente. También debo enviar un beso especial a Ana de Coffee Break, quien es una top en lo que a moda se refiere y con quien comparto, también una linda amistad. Ella es de México Lindo, Guadalajara, para ser exacta. Cada que pienso en ella es como si oyera guitarras tocar ...♪♫♪ hermosa persona, hermoso blog.
Y los 52????? Esos quiénes son??? Ah, pueeees lo que me siguen!!! Gracias, gracias, gracias. Gracias aunque hayas picado en "seguir" de pura casualidad, jaja. Las cosas con humor. De verdad, para mí son inestimables : Maeva (que la sigo y me divierto y me encantan sus consejos de libros, de cine, de todo), Mo, Nita-Nita, Enrique, Jenny, Ina (sí! Aló? Bella!) , Heidy, Lilith, Javier, Melina, Tito Dolores, y todos y cada uno...recojo mis lagrimones y ya no sigo más. Les invito a visitarles....sí, yaaaa, prometo que la corto.
Punto y aparte, debo agradecer unos premios que vienen con meme, divertido meme y que los recibí desde el blog de una chica muy simpática, fresca y divina, ella,  mi nueva amistad blogueril que tiene nombre de reina : Noor (significa luz, ¿ya ves? De algo sirve leer Vanidades) y su blog es Curly Girl. Querida Noor, aunque casi nos separen chorrocientos kilómetros de distancia (es del cálido Norte, echa!) y chorrocientos de años de edad (toditita en mi contra), blogs como el tuyo son la brisa, el aireeee...cuelgo los premios y el meme me lo reservo para la próxima entrada ; )



Yyyyyy......para el final, un mensaje especial a Pinky. Ella es la culpable, maténlaaaaa porque ella me enseñó cómo hacer un blog!!! Jajajaja...la quiero mucho, es casi casi mi sobrina y soy feliz viendo sus progresos, leyendo sus cosas en su blog y no siento la barrera generacional. No sé, creo que a mi los temas de la edad no me han importado y cada año que pasa me pongo más lechugaaaazaaaaa al respecto. Yo soy así.

Ah! Mi querida hermana me tiene hinchada con que le diga porqué el blog se llama como se llama y porqué esto o lo otro. Eso sale con el meme , para el que le interese. Feliz cumpleblog a mí. Quizá sea el momento de cambiar :)

20 abr. 2011

Semana Santa con Charlton y Cleopatra

¿Semana Santa? ¡Las de mis tiempos! Y aunque son estos todavía, a riesgo de sonar como la abuelita de Piolín, me permito recordar (con harta nostalgia, eso sí) los buenos tiempos en que Yo contaba con los dedos los días de Cuaresma. No por religiosa, que cuando era una escolar solamente me atacaba el deseo de ser santa y mártir para los exámenes finales, si no por las breves vacaciones que se venían.  Y de verdad esto es lo que he venido haciendo en los últimos días. La culpa es del agotamiento de esta profesión que cuando se me da por maldecir, siento unos deseos salvajes de patear  el tablero y lamento el no haber optado por estudiar para maestra de nido. ¡Qué estupidez la mía! Como si hacerse cargo de 20 niños chillones no tuviera su ciencia y su dificultad. Juro que, de haberlo hecho, tal vez estaría escribiendo este blog, no con mi blusita jean y mi pañuelo super fashion, sino con la camisa blanca esta, la de los bracitos cruzados en el pecho y que se amarra por detrás. Siento tal agotamiento que no me dan ganas de trabajar. De hecho, en estos momentos ya debes haber notado que no lo estoy haciendo. Ahí están las detracciones del IGV que tengo que revisar y me siguen mirando, con cierta desconfianza creo, porque deben pensar que no les voy a hacer caso. Casi, casi estoy en piloto automático, como cada Semana Santa, desde que tengo uso de razón y se me cayeron los dientes de leche y la mollerita se me volvió consistente. ¡Qué flojera!
Yo vengo de una familia de tradición muy católica, al menos por el lado materno. Por el paterno, la cosa resulta algo más mundana. De modo que, en Semana Santa, hay como una especie de divorcio “espiritual”, de tipo religioso, entre mis padres. Y así siempre ha sido, es y será. ¿Qué te puedo decir? Son cosas de los matrimonios estos que llevan años y contradicciones mutuas. Felizmente, el mío va por los cuatro y todavía es muy pronto para que se haya presentado sintomatología.Hasta aquí debería agradecerle a Diosito el que mi madre haya encontrado ese hombre que es mi padre, de entre lo que había en la Bolsa Matrimonial, porque si no, pobrecita de mí: ayunos, oraciones y retiros forzados hubieran poblado mi infancia. Porque de que esa señora intentó hacernos ayunar, lo intentó. De hecho, en viernes santo se ayunaba hasta el mediodía y había que soplarse el Sermón del Cardenal en la TV. Por supuesto, Yo me hacía la loca y prefería mil veces “La Biblia”, de John Houston, con la esperanza de ver calato a Adán, no te miento, porque ¿qué niña no siente curiosidad por saber lo que hay debajo de la hojita de parra? Pero la ayunada y la curiosidad se me fue todita en la adolescencia, época para la cual ya sabía de todo, al menos por mis libros y revistas. ¿Qué se leía en casa? De todo. Desde libros sobre el cuerpo humano, enciclopedias, a Cervantes, al tío Ciro, a Vallejo, a Shakespeare, Prescott, todos los cuentos de los hermanos Grimm, Andersen y Perrault, etc., etc. Pasando por “Selecciones Reader’s Digest” y hasta “Cosmopolitan”… ¿perdónnnn? Sí, claro. Cuando digo de todo, es todo.  
Si el ayuno no es mi fuerte, tampoco lo es la oración. Por lo menos, no la de paporreta. Pero vamos, de que la prefiero al ayuno, la prefiero. En mi caso, el antiayuno empezó como una revuelta de las masas. Mis hermanos y yo nos rebelamos contra el régimen y tomamos la Bastilla. Cierto día, alguien mordió un pan antes de la doce, le puso mantequilla, se frío un huevo y fin del asunto. De nuestro lado, siempre mi papá, porque te puedes meter con su madre, con sus hijos, hasta con su plata (bueno, tengo mis dudas sobre esto último) pero su combo, su richi, su comida, es sagrada. Le vale madres el tema religioso, no obstante, se pliega al asunto de comer solamente pescado. Algo que se me ha quedado como ley, como rezago de la infancia, aunque debo decir que es una tradición que mantengo por respeto a la figura de Cristo. Quien para mi es algo más que una simple estampa. Yo creo en él, siento por él y vivo por él, pero de un manera menos triste porque resucitó. Como dijo el gran Cantinflas, en El Padrecito : “Pues fíjese que ya resucitó y estamos muy contentos”. Pero de mis días de religiosidad "semanasantera"me quedan muy pocas cosas, sea porque me parecen un poco anacrónicas o porque no me va mucho andar de compungida una vez por año. Y le hice el intento varias veces en mi adolescencia, no me creas tan pecadora. Cierta vez, como a los 13, mis amigas y Yo, que éramos las más lisurientas de este lado del planeta, que de 10 palabras que decíamos, 9 eran putamadreadas del tamaño de una catedral, decidimos hacer penitencia y abstenernos de soltar sapos y culebras. Todo sea por nuestro señor. Amén , hermanas. Pero como se sabe, el diablo mete la cola por donde una menos lo espera, o dicho en buen cristiano, aquello que tienes prohibido, no sé porqué diantres, se te hace más deseable. Y ahí nos tenías, contando las horas para la resurrección, con las lisurazas en la punnntaaaa de la leeeeennnnguaaaaa....maldita sea!!! ...y que nos dan las doce y que se rompe el conjuro y que nos lanzamos a pecar de palabra , listas para que nos pongan la letra escarlata. Luego, claro, vino la verguenza y luego las risas, porque en el fondo la hicimos. Tal vez esto sí tuvo algún valor. Yo no sé.
Pese a que mi madre es como es y no por nada le dicen “La Hija de Jesús”, en casa nunca hubo una Biblia hasta que ya estuvimos bien grandes. Mi Biblia hasta los siete años fue un álbum de figuritas del mismo nombre que publicara Editorial Navarrete y que, bien fieles mis hermanos y Yo, nos dimos por llenar. Juro que hasta esa edad, en que por primera vez pisé la Catequesis, estaba bien creída de que las “verdades” de nuestro álbum eran inspiración de Dios. A los 7 años Yo tenía la loca de la casa muy alborotada. Para mí, Caperucita Roja, Juanito, el de los frijoles mágicos y Los 3 Chanchitos eran tan históricos como los apóstoles, de modo que me aparecí en la Catequesis con mi álbum y pasé mi primer roche religioso cuando me lo chotearon. Felizmente que no se me ocurrió decir que en Semana Santa, además de ayunar, veíamos las películas de Charlton Heston.
Es increíble lo que la Semana Santa hace con nuestra TV. Es algo como las Navidades, pero más bizarro. Digo, es todo un repase muy instructivo del cine épico religioso hollywoodense. Arrancas en las mañanas con La Biblia, La Historia de José, La Historia de Abraham, El arca de Noé, El Rey David y Betsabé o hasta Salomón y la Reina de Saba. Todo el Antiguo Testamento en Technicolor. Lo mejorcito y lo más estelar, no viene con Jesús. Bueno, hay sus películas muy lindas, tipo “La Vida pública de Jesús” en donde vemos a Nuestro Señor más cercano a un ser humano, como debió ser, más real y no en su versión estampita totalmente distante. Pero decía que, en nuestra TV, la Semana Santa sirve más de pretexto para un festival de Charlton Heston. El que nunca haya visto, al menos una vez “Ben-Hur”, que tire la primera piedra. Sí que sabes de lo que hablo. Infaltable también es “Los Diez Mandamientos” o la nada bíblica “El Cid”. Solamente les falta repetir “El Planeta de los Simios” y el asunto es oficial. Lo curioso es que, también por eso, espero la Semana Santa. Cita con Charlton Heston obligada y renovación de votos por mi héroe preferido. Siempre he tenido la impresión de que ahí donde falle Superman o el Chapulín Colorado, Charlton es la voz.

Mención aparte merece Elizabeth Taylor. Su “Cleopatra” ha poblado mis fantasías de la infancia. Mi primera obsesión en cuanto a maquillaje ha sido el lápiz Kohl. Las veces que he visto esa película en mi niñez, por estas fechas, son incontables. Que es muy larga, sí. Que es muy improbable y ha envejecido un poco, también, pero nadie me puede quitar de la cabeza la imagen de la Taylor, cuando aparece “desenrrollada” de una alfombra que le envían a Julio César. Qué tal regalito. Entonces, imagina que, del tocador de mi madre empezaron a desaparecer misteriosamente los lápices para ojos. Un poncho con cuello tortuga era mi peluca egipcia. El patio de mi casa, mi palacio, con todo y jardines colgantes (¿Qué te crees? Sé vivir con glamur), desde donde Yo fingía, con mi poncho en la cabeza y un collar como diadema, ser la séptima reina de la Dinastía Ptolomeica, la personificación de Isis, la Reina del Nilo, aunque claro, Yo no llegaba ni a Reina de la Chatarra. Eso sí, desde entonces, a leer vida, pasión y muerte de doña Cleo y walk like an egypcian .
Lo profundo que te marca la niñez es hasta hoy, para mí, más que asombroso. Puede que no recuerdes una película que viste hace 5 años, puede que no recuerdes una canción, pero basta con que sea algo que te remite a tu infancia y podrías hasta dar detalles. Dicen que la vida empieza a los cuarenta, pero Yo creo que se queda en los primeros diez. Tal vez sea que desde entonces, nos vamos poniendo viejos con el día a día. De cualquier forma, se siente rico recordar.
Esta Semana Santa no será muy distinta de las demás. Recogeré los pedacitos que quedan de mi, luego de los últimos cuatro meses en los que he trabajado como loca. No iré de campamento por una cuestión de remilgos de señorita de internado: no puedo vivir sin mis comodidades. ¡Soy taaaaaaan mundana y comodona!Más bien, me reuniré con la familia, Causa Rellena de por medio, ¡Ñám! Meditaré sí, muy a mi manera, con mi carga de defectos y algunas rebuscadas virtudes (¡Hey! ¿Están allí?) y lo más probable es que termine apoderándome del control remoto. Charlton y Liz son mis anfitriones. Que tengas unas lindas Pascuas.

8 abr. 2011

La Doctora Chinanstein y su criatura

En vista de que, a lo largo de los últimos dieciséis años no me he podido topar con alguno de los 10,280 que como yo admita que, allá por 1995, votó por ella y su 13, me veo obligada a reclamar su maternidad. ¿Qué puedo hacer? La tengo que firmar no más, ya que, a decir de algunos comentaristas de la web, pertenezco al grupo de “retrasados ignorantes de las clases bajas” y soy parte también de “los 20,000 idiotas que votaron por ella” (¿ah?,¿qué?,¿fuímos tantos? ) Me imagino lo que mi familia querrá decir y que por cariño no dice, cada que en alguna reu alguien se acuerda de que yo contribuí a que Doña Susana Ivonne Díaz Díaz , pseudo sexy vedette, émula de la Cciciolina, la actriz porno quien a punta de enseñar un lado de la tetamenta o el juego de té completo, ya ni sé, (osito de peluche al lado) se ganó un sitio en el parlamento italiano; y que dicha Doña Susy para no ser menos se paseó por medio Lima Limón, no enseñado las teresas, si no el queque, el topo Gigio, las cuatro letras: ósea , el pan francés con el número trece pintado en una nalga, y así y sólo así, logre un sitial en nuestro alicaído Congreso de la República.
Yo, al igual que ayer, me río de la política, aunque muchas ganas ya no tengo. En ese entonces, fue una de mis primeras votaciones, miraba para aquí y veía a Rafael Rey, tan casto, tan puro, tan Opus Dei, que preferí mirar hacia allá (sí , pues, allá, allá ¿ves?) y que me topé con Chirino Soto y su cara de poto ( no lo digo Yo, lo dice una canción) que la verdad, de un poto a otro poto, preferí el de Susy :)
Ya hablando en serio, tengo que decir que ese fue un voto “protesta”. Mesmamente que sí. Siempre he sido una persona muy reacia a seguir la corriente, siempre me dio mucho asco la política, y para donde mirara, no sentí más que desilusión y descontento. Era muy joven, sí, pero probablemente este fue un acto de lo más sincero. Por mi abuelita. Yo había pensado “si sale electa, lo cual no creo, al menos me hará reír con sus estupideces”. Ese mismo año, dos de mis primos, (no recuerdo bien si hasta mi padrino, la verdad) quienes postulaban al Congreso, “por Dios y por la plata” fueron despreciados por mí en favor de mi “criatura”.
Tengo que aclarar que, no obstante en mi familia hay casi un “gen político” declarado no creo que la vieja guardia haya sido motivo de vergüenza para nosotros. Algunos de mis tíos fueron perseguidos políticos en la época en que te jugabas la vida por pertenecer al Partido Aprista. Eran gente que, al tener recursos económicos, actuaban más bien movidos por sus ideales, que crecieron viendo a su alrededor muchas injusticias cometidas seguramente por sus pares y eso les hizo tomar un camino que le pareció el más justo. Seducidos por la personalidad de Haya De La Torre, no dudaron en unirse a sus filas y pagaron el precio. Ahora, supongo, que no tendrían cabida en este mundo. Es que ya me imagino su digestión, al descubrir que tienen un familiar que se disfrazó del increíble Hulk para postular a la alcaldía, por más buenas intenciones que haya podido tener( El plus sería que eso me hace casi,casi una heroína de la Marvel por filiación ¿?)  Mención aparte, merece el hecho de que mi tía María Colina fue una de las primeras mujeres en ser electa diputada, allá por 1956, cuando el voto femenino era un sueño del que todos se burlaban. Ella y muchas mujeres,antes y después, defendieron esa causa, a pesar de una sociedad que les era esquiva. Hoy es una dama muy ancianita que tiene la buena suerte de no distinguir de entre toda nuestra hiperpoblada familia, a esta su estrafalaria sobrina y a las otras “perlitas” que la adornan.
Grrrr! Mi sangre también
lleva gamma?
Pero, esto de sentirme medio Frankenstein obedece un poco al hecho de que, como decía, nadie admite que votó por Susy y su 13. Y Yo sé bien que algunos de sus 10,279 electores rondan por mi calle (ya pues, la verdad te hará libre) y hasta me saludan y le hacen ascos al PPKuy (que si fuera de verdad, lo muerrrrdoooo, ñám!) , cuando bien que tienen su 13 pintadazo en la cara. A que me miran de reojo. Yo sé que ellos saben que Yo sé lo que ambos sabemos…y♪♫ este secreto que tienes conmigo, piña, pero todos lo sabrán♫♪, jeje… La verdad, no es algo que me haya importado tanto hasta que me di cuenta, que en cierta forma, se abrió la posibilidad a la “procreación “de otros monstruos.
No, no es del todo mi culpa. Yo no he desilusionado a mis queridos compatriotas con falsas promesas, ni me he llenado los bolsillos con la plata de nadie (pero cómo quisieras, ¿no, China?) Por si acaso, los pollitos que me como los pago con el sudor de mi frente, no mato perros (aunque no me gustan, la verdad), no robo luz (ni me olvido de pagarla, porque si vienen y me cortan, se abren las puertas del infierno. Pelea marital segura), la pedicure me la hacen en Kiabi e incluye lavada de pezuñas, así que no necesito ayuda hasta ese punto. Todo con mi propio peculio (no sé porqué “peculio” me suena a mala palabra) ¡Ah! Y por si acaso, nunca he acosado a un menor de edad. Menor que Yo, puede ser, mi marido, por ejemplo, pero siempre DNI de por medio (ya me veo: “Te voy a acosar ¿ya? tu DNI, por favor”) XD … todo lo cual sí se le puede imputar a algunos de nuestros “Padrastros de la patria”.


No pasa nada! Popy, corazón!
Sin ir muy lejos, en Brasil, ahora es parlamentario el payaso Tiririca (Francisco Oliveira Silva), uno que en su campaña decía algo más o menos así: “¿Que qué hace un diputado federal? La verdad, no tengo ni idea, pero vote por mi y se lo cuento”… JUÁAAAAAAAT? RECONTRA JUÁAAAAAT??? Para que veas, este payasito resultó ser el segundo diputado con la mayor votación en la historia de Brasil. Claro que se trata de un personaje famosísimo allí, que goza del cariño del pueblo, sin embargo, para todos es más que claro que de leyes no conoce nada. Pero ¿qué les puede importar a los brasileros, cuando los que “sí saben” prefieren aumentarse sus propios sueldos y no el salario mínimo? De tal forma que ahora, parece que nuestro querido continente está lleno de Frankensteins , algo más o algo menos, descontentos como Yo, en aquel 1995, cuando andaba con mi corte de cabello tipo hongo (esto lo pensaba guardar para algún meme de las 7 verguenzas, pero ya se me salió) , tenía cara de 12 años y pecas hasta para regalar . Chinanstein experimentando un dejavú.
Siguiendo esta tendencia, es fácil comprender por qué, entre los candidatos para ocupar una curul en el Congreso de nuestro país haya toda clase de hierbas : voleibolistas, cantantes, el que vende las fotocopiadoras en la TV, pastoras, pastores, ex alcaldes (uno por ahí que dice va a “fumigar” el Congreso ¿qué? ¿Se van a matar?), fonavistas (mi tía dice que le van a dar su casita…la más interesada), una ex – vedette (como lo fuera mi criatura), el hijo de su papá (y dicen que conoce cada rincón del Perú…méritos turísticos, ja-ja), la chica que, siendo abogada, dice que su especialidad son las galletas de avena Quáker (Yo, especializada en omelettes, ¿la haría linda?) y muchos, muchos más que están en todo su derecho de intentar hacerse una…ahora, espero , tal vez ingenuamente, que se la jueguen de verdad por el Perú, que tengan intenciones de trabajar y que de veras les importe el futuro que todos compartimos. Y aquí debo insertar mi mensaje de control de la natalidad. ¿Cómo dice que dijo? Sí, para que no procreemos a más criaturas por querer manifestar nuestra incomodidad, nuestro hastío, nuestra decepción o pensar en nuestros personalísimos intereses (¡Qué putísimos!). Lo dicho: que tu voto sea menos adolescente que el mío, que la parida no te duela tanto como a mí (“Hiere en el vientre” como dijo Agripina al soldado que su hijito Nerón envió para darle vuelta), ya que, ser objetivos no es tan difícil como se cree. No hay que buscar gente perfecta, pero sí con las pilas puestas. Olvídate de muñecos, agarradas de maracas, de treces y chicotazos. El mejor preservativo para estos casos es la información. No recomiendo la abstinencia, pero si te parece lo mejor, si lo reflexionaste, adelante. De pronto, cierta "castidad" electoral no te vendría mal. Pero, si aún así se te da por...que tengas un buen parto.