28 abr. 2010

Una Barbie bamba, Mary Shelley y Cantiflas

Desde pequeña tuve claras inclinaciones por la moda. Pasaba el tiempo con mi Barbie (de imitación, snif!) ocupada en coserle la ropita, fabricarle el depa, el inalámbrico,el tocador, el negligée (inconfesables mis fantasías de los 6 años),los sombreros ,etc. Mis primeras revistas de modas fueron Burda y Lana Lobell, porque mi madre era modista .Y de las buenas. Teníamos un juego mi hermana y Yo. Cogíamos una revista y cada una golpeaba primero la página con la ropa que le gustaba y decía : Mío! …nos hacía felices la acumulación de “míos”, tanto como ahora, los cierra puertas, las rebajas y liquidaciones de temporada. Pero no!, no se asusten, no pretendo hacer un blog más de moda (tengo mis favoritos eso sí y quizá me anime a opinar). Simplemente esta soy Yo en mi primera característica. Luego de las revistas de modas, pasé a los libros. Ahí entra mi papá. Él siempre nos traía a casa, además de los cuentos clásicos, algunos otros que no he vuelto a encontrar jamás: “El cartero desmañado”, “Hojas azules”, por mencionar algunos y claro, entre los clásicos mi favorito de entonces era “Juanito y los frijoles mágicos”. Tendría alrededor de 4 o 5 años y todavía no sabía leer, pero siempre me las arreglaba para encontrar una buena alma que me ayudara con la lectura y solamente Dios sabrá cuántas y tantas veces me lo habrán leído que llegué a aprenderlo de memoria, palabra por palabra y hasta daba la vuelta a la página en el momento exacto en que mis ojos chinitos terminaban de seguir la última línea. Pequeña embustera, lograba engañar con ese truco a las visitas “ Oh! La niña ya sabe leer!”pero claro, mi madre, que es incapaz de mentir (Oh,sí!) me echaba de cabeza enterita , pero como a esa edad todo se te perdona, venga y pase el siguiente engañado.


Mi padre no tuvo las mismas oportunidades para estudiar que tuvimos mis hermanos y Yo por esas cosas de la vida que si las cuento acá y ahora, pueden resultar muy cansinas. Ya habrá momento de ponerlas en “limpio”. El caso es que, a pesar de todo, siempre le gustó aprender y como no pudo ir a la universidad se aficionó a la lectura. Siempre lo encontrabas, por las tardes, leyendo Selecciones Reader’s Digest o algún otro libro de interés. Por la mañana ya había repasado y recontrapasado el periódico (La Prensa o El Comercio) y poseía una pequeña biblioteca con especímenes interesantes, algunos de los cuáles hoy forman parte de la mía. Entonces, no creo que sea algo raro que sus tres hijos tengamos desarrollado el amor por la lectura. Más, me atrevo a afirmar, que Yo tengo una relación más apasionada con mis libros. A ellos los llamo “mis amigos” y como la protagonista de “Pregúntale a Alicia”( tortuoso libro que me mandé a leer en mi adolescencia) decía de su diario : “Me salvó mil veces de la locura” pues Yo podría agregar que mis libros no sólo hicieron esto por mi, sino que además me regalaron el descubrimiento y posterior explotación de algo muy importante para mi : la imaginación.

Todo lo demás, lo acabó de hacer el cine. ¡Oh, el cine! Otro gran amor. Mi cultura cinéfila, no me da vergüenza confesarlo, empezó viendo las películas de terror de Christopher Lee y Peter Cushing, echada en la alfombra, por algún rincón de la sala, tv blanco y negro, mis hermanos a ambos lados, todos entre los 4 y los 9 años. En esa época nadie te cuidaba de la tv, ni de las pesadillas. Bueno, mis hermanos intentaban taparme los ojos cuando cortaban la cabeza de alguien o clavaban alguna estaca en el corazón, pero no lo lograban de tan hipnotizados que estaban por el monstruo de turno, así que las pesadillas eran inevitables. Miedo y terror, pero cada vez que se podía, nos juntábamos para hacer nuestro festival de monstruos. A veces hasta con mi mamá como para no sentir tanto miedo. Traumadita quedé, claro, pero me han pasado peores cosas, creo y tampoco vamos a culpar a estas buenas películas de que a veces se me alborote tanto “la loca de la casa”.

No es difícil relacionar el cine con la literatura ya que la mayoría de películas se basan en la pluma de otro que generalmente tiene un exitazo en las librerías o algún clásico. Este último ya está es ligas mayores, digo Yo, porque vivirá en la memoria de millones, hoy y siempre y no únicamente en cifras de ventas. Gracias a nuestros amados monstruos, demás está decir que he leído a Bram Stoker y a Mary Shelley. Esos fueron mis primeros pasos, por decirlo así.

A los 5 años por primera vez fui al cine. Mirones se llamaba y quedaba a unas cuadras de mi casa. La película elegida (no por mi, claro sino por mis hermanos “grandes “de 8 y 9 años) era “Un quijote sin mancha” Sí!!!!!!!! De Cantinflas!!!! Y hago aquí un alto y aclaro : tan antigua no soy. Ocurre que aunque en ese cine daban pelis del año del ñangué era el único que teníamos a mano, como para ir solitos. Hecha la aclaración en salvaguarda de mi vanidad, prosigo. Pues resulta que me enamoré de Mario Moreno y hasta hoy esa pela, es una de mis favoritas. Quizá a muchos no le simpatice, pero a mi me parece un personaje entrañable y hasta el día de hoy me mato de risa cada vez que la veo, lo que es muy difícil de lograr en mi. También lloro mucho, especialmente cuando mi héroe se queda solito, sin su profe…pero bueno, si no es fácil hacerme reír, hacerme llorar sí que es más fácil que la tabla del uno. Alguna vez leí que a Chaplin le fascinó Cantinflas y se deshizo en elogios hacia el gran bufo mexicano. Lindo gesto de Chaplin pero no creo que haya otro más grande que Él y alguna vez espero estar lista para hablar de Charlotte y “El pibe”, de lejos, mi favorita entre todas las películas que me han hecho llorar y reír.

Punto aparte es la música. Tengo un gusto muy variado que puede poner los pelos panqueques a cualquiera. Oh, la música!!! De momento, solamente doy gracias a Dios por no darme dos pies izquierdos, por dotarme de algo de gracia y no ser una Janet Barboza más, de tantas que hay por allí.

En fin, cierro con esto que ya se está extendiendo más de la cuenta y mañana debo levantarme a las 5:00 a.m. si pretendo hacer mis ejercicios (par de rollos que no acaban de irse),llegar temprano a trabajar (previa subida y bajada de dos combis) y tratar de vivir un poco y ser feliz otro tanto De pasadita, eso sí.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Chévere esta entrada. Yo tmb veia películas de Drácula y la Momia y me acuerdo de Peter Cushing ¿strá vivo? hahaha!

Aracely Pardo dijo...

el cine , la música y los libros, todos está conectados como dices, muchas películas están basadas en libros, muchos libros han sido inspirado por películas, mucha música se crea para las películas y mientras uno lee puede crearse su propia música como fondo mientras se lee un buen libro

Yesennie dijo...

Jajaa eso del Quáker está bueno... mi amado me diría al fin una peruana normal jaaa y dirás porque? contrario de lo que cuentas desde que tengo razón la Avena me ha gustado y toda espesa sin colar, recuerdo a mis hermanos poniendo como única condición de tomarse la avena solo colada jaaaaa y a Antonio le dan nauseas verme tomar con tanta gratificación la bendita avena jaaaa
El día de las Madres, desde mi trinchera, ese día pensare en la Mía (como cada día). Sigo aun pensando para ese homenaje mas como Hija que como Madre, el primer agasajo por parte de mi peque, lloreee… un poco por la emoción de ver a mi Bebeto creciendo, pero fue un porcentaje mayor pensando en la Mía, las palabras y el canto no estaba dedicado a Mi como Madre, sino pensaba en todo lo que representaba la Mía. Este año ando pensando en lo que me van a comprar en alusión a la fecha jaaaaa
En cuanto a los libros, que chévere seria tener el dinero suficiente para poder comprar todos aquellos que deseas y no siempre te los pueden prestar, me veo una analfabeta frente a tantas gentes amantes de la lectura que he llegado a conocer.
La estatura jaaaa amiga Yo ando por esos lares y a pesar de estar casada con un tipo con más de 20 centímetros que Yo, sigo alucinando que si llego a 1.60 jaaaaaa, mi esposo aun reclama y las gentes que miran a mi hijo me preguntan: ¿el papa es alto ? Jaaaa
En cuanto al machismo, parte y parte, también me ha tocado ver que las féminas en calidad de mujer sacamos mucho provecho del sexo opuesto.
En cuanto a la música que puedo decir, hoy por hoy no concibo mi vida sin ella…
Robert Downey, me sumo a la lista de tus amigas que dicen ser su Fans, mira nunca me fije en esa pose de chico malo, solo sé que un día le vi y me gusto. Bueno debo adicionar que siempre he tenido tendencia a sentirme atraída hacia los hombres no precisamente guapos jeje
Cuando escucho de las Barbies, creo que si la serie la familia peluche hubiera llegado a Perú cuando fui niña me hubieran dicho: ¿Por qué no eres una niña normal Yesennie?? Jaaaa
Gracias por los saludos, un abrazo enorme a tu Mama aunque dudo que me recuerde, envíale a Carmen unos saludos de mi Parte… el blog se me hizo muy simpático, una especie de diario en el cual escribir los pensamientos y experiencias, ya hasta me cree uno y así doy rienda suelta a mis ideas.

Un Abrazo de Oso…