14 mar. 2013

La Casa está más llena que nunca


Erase una vez una joven señora (¡ejém!) que de pronto encontró que tenía demasiada información en casa para compartir. La verdad es que no pensó que le interesara a nadie, pero ella, de lo más valiente y conchuda, se mandó a expulsar sus sapos y culebras de ese enmarañado pantanal que era (y todavía es) su cabeza y creó un blog. Decía Santa Teresa que la imaginación es la loca de la casa y esta bizarra señora (la del blog, no la santa), pues no tuvo mejor idea que tomar ese concepto para darle nombre a su locura. ¡Oh, imaginación! ¡Cuántos crímenes se comenten en tu nombre! Y para que vean lo plagiaria que es esta mujercita, pues de la película “Little Miss Sunshine” tomó todo lo demás. Por lo de la identificación, me imagino. Ella viene de una familia disfuncional, con papá, mamá, hermanos, todos juntos y revueltos, pero disfuncional al fin. Disfuncional: dícese de aquello que no funciona de manera normal (según el Diccionario de mi Real Gana) pues, así ha sido, así es, así será y no hay manera de cambiarlo. Pero eso sí, al igual que la protagonista de la película (que recomiento totalmente, dicho sea de paso) tuve un abuelo entrañable y bastante idealizado. Al punto que no sé qué parte de lo que cuento sobre él es verdad o mentira. Pero eso no me importa porque toda persona necesita un héroe en su vida. Allí donde no pude mucho con papá, pues entró el abuelo. Hasta aquí ya me di cuenta que dejé la tercera persona y qué miércoles, ¿no? Me he sacado la máscara y no me la pienso volver a colocar.
Soy Yo, Yo misma, la que una vez necesitó hacer una catarsis en estas páginas. La que se fue cuando se sintió mejor y la que vuelve ahora llena de cambios. Soy Yo y a la vez siento que no lo soy. Porque sí hubo un cambio enorme en mí. Emocional, personal, fisiológico, ecológico y todo lo que se te antoje agregar. Tuve un hijo y me cambió la vida. Sé que eso es algo que lo dicen todas, pero hoy me propongo ir más allá y hablar de eso, de esto y de aquello con total honestidad. Bruno, que así se llama mi retoño, provocó en mi un cambio a las mil revoluciones que ya estaban bailoteando en mi cabeza.” La Casa Llena de Mrs. Sunshine” en algún momento casi se convierte en “La Panza Llena…” por mi necesidad loca de explotar y decirle a todo el mundo que me habían mentido, que eso de la dulce espera no era tan dulce, ya que me dolía la espalda horrores, no podía dormir bien, andaba recontra sensible y llorona,  y que de espera, nada, porque yo estaba desesperada por ver a mi bebé y poder cuidarlo ya que mi panza me hacía sentir muy insegura y amenazada por todas partes…pero lo dejé pasar, me ganó el sueño, mis pies hinchados, la ansiedad de no perder mi trabajo y todos mis pensamientos futuristas. Dejé mi blog, dejé de escribir, dejé mi catarsis.
Cuando tuve a mi bebé es que recién entendí que todo lo que había pasado hasta allí, no era nada. Eso no se recuerda porque es el paraíso cuando a una le ataca la depresión post parto. Cuando las hormonas se te alocan y se dan tremendo bajón…sálvese la que pueda. Pero como querer es poder, Yo pude, Yo puedo, Yo he vuelto en versión mejorada.En el proceso ando y quiero confesar que ha sido muy difícil para mi escribir sobre esto. Miedo he tenido a montones, quizá por eso, un día, tal como al hermano de Olive se le dio por no hablar, a mí se me dió por no escribir. Hablaba más bien y mi vida era llorar cada vez que contaba que no podía con todo esto. Qué me dolía hasta el último pelo y que no podía conectar con mi bebé. La culpa era tan fuerte que hubieron momentos en que deseé morir. Me levantaba y caía. Es complicado para una persona insegura reconocer en qué te vas equivocando por la vida. Veía mi cuerpo y mi panza ya vacía y pensaba "¿Así quedaré?" ... y así no quedé...En menos de tres meses recuperé mi cuerpo de antes, pero eso no me hizo sentir mejor...porque la "pensadora" estaba ahí. No podía dormir, no podía ser la de antes, nada estaba bien en mi mundo. Y las personas no me ayudaban porque en mi círculo familiar más cercano por darme amor, me escuchaban llorar y llorar, como si cantara una ranchera...¡qué bonito amor! ¡já!
 
Pero bueno, alguna vez una se tiene que hartar de tanto sufrimiento, porque para martir no he nacido.Otra que el amor por mi bebito ha sido muy fuerte. Claro, en el camino estoy dejando de ser la obsesiva que siempre he sido y hasta ahora he aceptado ser. Los horarios. ¿Porqué si me volví una nazi con los horarios de mi hijo nunca puedo llegar temprano a trabajar? , ¿y porqué carajos se me ponían los pelos de punta si Brunito se me dormía antes de haber tomado su segunda comida del día y Yo me quedaba sentada en el suelo, junto a la puerta del dormitorio esperando que despertara?, ¿porqué contaba las horas del día en el trabajo, en la casa, en el baño? Obsesión es la palabra y ya quisiera Yo que fuera un perfume (con lo que me gustan, en eso no he cambiado nada, felizmente) pero es una enfermedad emocional. Ya , no me imagines con mi camisita fashion de manguitas que se amarran por detrás. No seas mala gente. La obsesión es un mal que se dispara con la depresión post parto, especialmente entre las que venimos de hogares disfuncionales (algo así como los Simpson, pero sin la pesada de Lisa) ¿ya? Pero me llega , igualito, que si ya me juzgaste, normal, porque ando en etapa de darme amor y todo es peace and love conmigo misma. Pero ya te iré contando del tema alguito más para que te des una idea y para que tú, amiga post parturienta que me puedas estar leyendo, no te sientas tan sola porque nadie, naaaadie te habla de lo que es y de cómo salir. Si Yo puedo ayudar, bien. Ahora, tampoco vamos a abrir un consultorio médico. Yo para sufrimientos no necesito más que activar nuevamente mi chip. Campeona soy, pero es una cancha en la que no me interesa más jugar, ¿no sé si me entiendes? Madre primeriza : En el dolor...¡Hermanas!...tómalo con humor.

A las personas que me seguían y que probablemente ya no me seguirán, les doy las gracias. Y normal no más, cuando quieran , se dan su vuelta y todo como antes. A mis amigas bloggers que sigo por el Facebook, millones de gracias por todo su cariño, especialmente a Ana de Coffe Break y Rocío De Casa Haus, quienes siempre tienen frases tan lindas para mi que me hacen sentir una reina. Las quiero mucho y entre mis objetivos está, un día no muy lejano, caerles por el mero, mero México Lindo y Querido para tomarnos unos tequilitas, con su limón y sal. Algo que me tienen que enseñar porque de verdad, tengo muy poca cultura alcohólica...maaaaaaaaaaaal, remaaaaaaal, de mi parte.

A mis familiares y amigos en general...hoy los aprecio muchísimo que más que antes. Aprendí que soy la más feliz de este mundo y que Uds. hacen parte de mi felicidad. Un favorcito, si empiezo con la quejantina y el lloriqueo, please, pídanme que deje de joder!!!!!!

He vuelto, pues, reloaded. Viva Yo ¡Carajo!

 

4 comentarios:

Romina Cordovi dijo...

Entonces...esto es lo que me espera u.u?? xD

Daria dijo...

China Toon- Segunda Parte!!

Dios! algo así empezaba a imaginar, qué bien con que esté sanito y todo esté bien por tu casa. No puedo darte consejos, quizás ánimos, pero como dicen "nadie sabe lo que es, hasta que está en el pellejo de la otra persona" y es cierto, a mis inicios de veintes me he cuestionado mucho lo de la maternidad. Han sido ideas muy extremas y distintas todo en menos de seis meses creo jaja ya las contaré en el blog.

En lo que sí te puedo entender es en cuestiones de hormonas revueltas que de por sí, todas lo llevamos viviendo desde la pubertad, pero es que tener un hijo no es comprarse una muñeca con la que juegas cuando se te antoja. Y ya pues china Toon, nadie nace entrenada para ser mamá pero todas nacemos con las agallas, coraje y amor para saberlo llevar de la mejor manera que podamos.

Saludotes!!

Carmen dijo...

Me alegra mucho q hayas vuelto amiga de mi alma!!!!! Te extranaba mucho a ti y tus historias, soy una de tus fans aserrimas jaja. Tienes mucha razon en lo de la depre post parto, pero no te hagas mucho mundo porq asi como llego se va sobre todo cuando dia a dia veas ir creciendo al hermoso fruto del amor. Te kiero mucho y se q eres una mujer fuerte y luchadora y siempre sales airosa de cualquier obstaculo q se te presente, sigue asi mi querida q todavia hay mucho camino por recorrer... y yo tmb te espero en Argentina con un rico y tipico asado con fernet! Ja

Eugenia Maru dijo...

Yo tuve dos hijas, ya grandes,y te entiendo. No tuve depresión post parto, pero sí un miedo atroz a no poder con ellas. Yo era muy joven y más encima me separé cuando la menor tenía dos añitos apenas.
Sobre la dulce espera, uff, si la dulce espera es no poder comer, vomitar en cada árbol, no poder dormir, sentirte como una cerda, ok, es dulce tortura. Otra cosa es amamantar, las mías parece que venían con dientes, uy! qué dolor!, en fin, pero luego se te olvida todo, el pre parto, el parto, el post parto. Y te quedas con tu bebé feliz hasta la primera oportunidad en que quisieras devolverlo.
En fin, ce'la vie.
Un abrazo chileno.

mi otro blog: http://atrapadaenmisletras.blogspot.com (mis escritos)