27 ene. 2011

El amor en tiempos del chit chat

Escuché hace poco en la radio que era el aniversario de la puesta en venta del primer computador o algo así, no lo recuerdo bien, pero la verdad que el aparatito este, sin el cual ahora no-po-de-mos- vi-vir (uno más de la lista) tiene tantos “afinamientos” en busca de la perfección, que se me hizo muy aburrido el buscarle la partida de nacimiento y aborté la operación “Stop!Stop! Pare de buscar que se le muere la última neurona”.  Sin embargo, como yo soy base tres hace rato, y además muy imaginativa, no pude evitar  recordar la vez en que la computadora y yo tuvimos nuestro primer encuentro. De eso, pasé a otros menos virtuales y a velocidad Pentium X.
No es algo que se pueda comparar con mis recuerdos del cheeck to cheeck con la tv en colores, ¡Faltaba más! La caja boba es una madre putativa para mí, y en technicolor, pues fue el colmo de la dicha, la realización personal más alta de mi infancia…y posterior decepción al ver que el Gordo y el Flaco seguían en blanco y negro. ¿Qué podía saber Yo de eso? Y sí. Con ella me cojudée hasta quedar al borde de la lobotomía, que si no hubieran venido a rescatarme los libros, sería lo que el papá de Mafalda tanto temía: una taradita canta jingles. Pero volviendo a la compu, Yo soy de la época ésta en que las pantallas eran más enormes que mi cabeza y los diskettes parecían tostadas gigantes, aunque estos últimos jamás los llegué a usar, pero los recuerdo bien. Creo que los de mi generación nunca imaginamos que ese aparato que no sabíamos manejar, alguna vez cobraría tanta importancia. Eran los tiempos en que todavía tenía buena letra, la misma que hoy está totalmente echada a perder. Yo que me burlaba de la letra de los médicos y ahora mi caligrafía es una patada en los huevos.
Cierto compañero de cole tenía una compu de esas grandotas en su casa. En realidad era del hermano mayor que estudiaba Ingeniería de Sistemas (qué más podría ser?) y para nosotros , ingenuos escolares recién lanzados al mundo cibernético , fue el tema del momento durante varios meses. Hasta organizamos una visita a su casa para conocer a “el aparato de tu hermano”, dicho esto con la peor intención de sobre excitados mocosos adolescentes. Supongo que no te creerás que fuimos a aprender cómo se usa el D.O.S. (asu, China! Qué es eso??? Prehistoria !) De hecho, a lo que nos dedicamos fue a ver un programilla llamado “pervert” y a reírnos como tarados. What a roche! En fin, con esos antecedentes, a mí al menos, no me quedó ninguna gana de aprender computación. Digo, para ver una levantada de esas ¿qué tanto se necesita?, pensé, creyendo en mi ignorancia, que eso era todo. Así es como me pasé de largo con el lenguaje primario de los ordenadores e hice mi debut, un poco después, directamente con el ambiente Windows (suena medio gay la cosa) y Oh, sorpresa! También tenía su cochinadita, solamente que esta vez, el asunto no quedaba ahí…que no te sorprenda si te cuento que hasta me enseñaron el prender y apagar, pero desde allí, la compu y yo, también hicimos click ♥♥♥♥. Lo curioso del asunto es que no desarrollé la adicción al chat o a los juegos por computador, que dicho sea de paso, fueron las primeras cosas que aprendí. Yo creo que eso se debe, en parte, a que no crecí con esto y en parte también, a que soy demasiado inquieta para estar en un solo sitio mucho tiempo. Enfermita, pues. Me pican las patas por calle.
Mi profesora de inglés dice que "chit chat" es una charla casual, de esas que tienes sin muchos propósitos. Así que supongo que de ahí viene el asunto este del Chat ¿Alguien que recuerde su primera chateada? Yo sí, claro, bien grandota que estaba. Eso y mi creación del primer correo, el cual por cierto, ya no uso. Fue con un tal “Turquito”, argentino , de ascendencia (al menos eso dijo él, vaya una a saber) turca. Lo de las Torres Gemelas tardaría mucho en pasar, así que no había problemas con el Medio Oriente para mí. Pues resulta que el tal Turquito y yo anduvimos en una flirteada mostra hasta que se me cruzó en el camino unas inquietudes menos virtuales con nombre y apellido y me olvidé de seguir con nuestras citas de cada día, a las 7 pm, vía Latinchat (eso todavía existe?). Soy excesivamente terrenal ¿qué le vamos a hacer? Mientras tanto (en el Salón de la Justicia), mis amigas hasta tenían novios virtuales, lo cual siempre me pareció muy peligroso, muy de doble filo, pero a ver cómo le hacías entender a algunas desesperadas hijas de los derechos de la mujer. Con el avance de las libertades femeninas, nos alcanzó pronto la igualdad de competencias profesionales, claro, con una katana oculta pero lista para ser desenvainada: el sobre tiempo. Ese que tienes que hacer para demostrar que eres tan capaz como cualquier hombre en tu misma posición, en donde generalmente (él) se esfuerza menos que tú. Aquella en donde “salir temprano” significa “salir a tu hora” y “salir tarde” pues……salir tarde. En consecuencia, ni enamorado, ni tiempo para el enamorado. ¿Qué te queda?¡La compu! En mi caso, dadas las circunstancias, debido a que Yo me las he sabido ingeniar muy bien, no hubo en mi vida enamorado virtual. Virtual enamorado sí, la mayoría trabajaban en Sistemas, así que algo hay de relación. No, si la cosa tiene su importancia y Yo me sé recursear, já!
Conocer a una persona por Internet es medio complicado. Y digo, para fines románticos lo ha de ser mucho más, especialmente cuando todos sabemos (¿lo sabemos?) que tener de por medio un ordenador, ósea no mostrar tu cacharro, se presta para las cosas más falsas de este mundo. Porque dime algo, si el papel aguanta todo ¿acaso el teclado no? La típica es las citas a ciegas, que evolucionaron (a mí más me parece que “in” volucionaron) de el amigo de tu amigo, que tiene un amigo que te quiere presentar, a “Depreadador, dice: Oe,kndo ns wems? :P “ Y que el cielo me juzgue pero cómo me choca esa deliberado terrorismo a la ortografía. Algo más que probado es que cuando intentan escribir bien, les sale cuadras. “Debuelvan las bankas” apareció escrito en un parque, muy cerca de mi casa, por unos adolescentes que se la pasaban en plan h allí, haciendo bulla, chacoteando, lo cual provocó que los vecinos se las volaran sin piedad. Las bancas de mi primer chapetex con C!!! Qué perjuros!!!
Ahora, la verdad de las cosas, nunca me han gustado las citas a ciegas. Yo he tenido una experiencia pésima la última vez que se me ocurrió aceptar una, hace ya muchos años. Aburrida a más no poder. Es que no se pudieron juntar dos personas más diferentes, creo Yo. Él era un chico que tenía un récord increíble de mujeres en su haber…según sus amigos. Yo no le vi nada de especial, salvo que tenía ese aire de indiferente bien estudiado, que a algunas mujeres les aloca y que a mí, más bien, me fastidia. Pero vamos, la cosa era divertirse, bailar y pasarla bien, entonces parece que a él bailar no le iba y su concepto de diversión era uno solo…y cuando digo que no pudieron juntar a dos personas tan diferentes, me quedo corta. Supongo que lo que quería era levantarme, no porque le guste o algo parecido, sino porque ya estaba ahí y para él, que estaba acostumbrado a que no se le resistan las mujeres (yo no lo pude comprobar nunca, la verdad) pues era lo normal. Y como Yo de normal debo tener bien poco, a lo más me lo besuqueé, digo para ver si al menos valía la pena ir más allá…pero no pasó nada. Me dio flojera y me trepé al primer taxi que paró. Él no tenía la llave que enciende el arranque de mi motor. Así de simple. A partir de allí, ni virtual, ni a la antigua. Me quedo con el método tradicional de conocer personas.
Pero no es la regla común, espero. Como contaba, algunas de mis amigas y conocidas tuvieron sus novios virtuales. Incluso una de ellas, que ya había tenido muchas decepciones terribles con un tipejo que al final, la dejó por otra menos inteligente pero más generosa en carnes (Échese una, mi Paquita : ♪rata inmunda, ♫animal rastrero♪ escoria de la viiiiidaaaa, adefesio mal hechoooo♫♪ ) empezó a chatear con un alemán y la cosa avanzó muy bien hasta que de plano , cuando se pidieron fotos ella le mandó una con su peor cara. “Que me vea bien, para que después no se arrepienta” fue lo que dijo. Lo siguiente fue que el alemán le mandó la foto de la casa en la que vivirían si acaso ella aceptaba casarse con él. Heil!
Claro, también se de casos menos encantadores. Como el de una chica que conoció a un francés por el chat, pero vamos a la desesperación de ella por tener marido y a la familia que la tenía jode y jode con que se le va el tren y esas cosas. El caso es que cuando vino a Lima para conocerla, resultó que era más pintón de lo que se veía, salvo que no tenía olfato y tampoco trabajo estable. En su juventud, explicó, había jalado tanta cocaína (y sepa Dios qué más) que tenía totalmente insensible este delicado sentido. En consecuencia, ni se sentía lo bien o mal que podían oler los demás y mucho menos él. Era un Pepe Le Pew y sin chamba, para remate. Pero parece que el amor (o la presión familiar) no solamente es ciego. Liberté, Igualité, Fraternité!

De lo más loco y digno de ser escrito en uno de esos libros de historias de mujeres legendarias, es lo que a mi mejor amiga le pasó. Eran épocas duras para ella. Estaba saliendo de un matrimonio enredado e inmaduro y supongo que se sentía sin brújula, sin dirección. Pero ella es de las personas más creativas que conozco y como me dijo alguna vez “Soy una masoquista del matrimonio” le entró a la aventura con un mexicano (te lo exijo Thalía, dale: ♪amor a la mexicana ♫ calienta al ritmo del sool♪despacio y luego me mata♪ mi macho de corazooooón♫) Pese a todas mis iníciales desconfianzas , del tipo : “¿Estás loca???,¿qué vas a hacer en el D.F. ¿?? ¿vas a dejar tu trabajo y tu familia para irte tan lejos?" Que traducido quería decir: “Te vas a ir y me vas a dejar, cojuda mala amiga???” La cosa funcionó. Digo, la relación funcionó. Fácil, seguro que no ha sido y no es, pero las cosas que uno más desea de la vida , cuestan y se hacen más preciadas exactamente por eso. Yo no creo en los finales felices, hasta que se ha bajado el telón, porque se va conquistando la felicidad en el día a día. Así que puedo decir que mi amiga va escribiendo los capítulos de su vida bastante bien y con cuidada caligrafía…gracias al Word, seguramente. Es una broma. La prueba de su felicidad es un pequeño con nombre nahuátl, que me encanta. De ahí mi conexión astral-mágico-religiosa-perdida-afrolatino-caribeña y demás hierbas con México ( Ahora sí, Negrete, dame la potencia de tu voz : ♫lindo y queridoooooo♪ si muero leeeejoooos de tíiiii♫) ¿Y qué puedo decir del Charro galano en cuestión? Pues no resultó ser ni Jack el Destripador, ni Pepe el Toro, felízmente, sino más bien un hombre bueno, culto y sensible. Que para mi cumpleaños tuvo la gentileza de llamarme y ponerme de fondo "Las Mañanitas" y con este detallazo, acabó de mandar a la mierda cualquier rezago de desconfianza que hubiera quedado por ahí. Sabido eres , ¿no? Y Yo, qué fácil la cabrona ésta, jaja.
Y no quiero pecar de irresponsable promoviendo el amor de lejos (felices los cuatro, dicen) sino que estas son experiencias que ocurren. Hay personas con suerte o que se van con la cautela apropiada y la hacen linda. Pero también hay otras que se pierden en un mundo de fantasías y no ven las cosas con claridad. Lo interesante es que nos arriesguémos a probar, pero siempre tomando nuestras precausiones. Nada de andar creyendo cualquier idiotez, que lo menos grave es que nos rompan el corazón, frente a tantos peligros que hay en este mundo. Carajo! Habló la abuela, jajaja. Y para no salir de la onda "compuremember", cuelgo este videíto. Miguel Ríos, el abuelo del rock (entre abuelos es la cosa, viste?)
12:42

11 ene. 2011

¿Propósitos o despropósitos?

Este nuevo año me está tratando peor que a esclava blanca. Isaura es un chancay a mi lado. No obstante de haber llegado de mi viajecito relámpago de Año Nuevo, dizque con las energías renovadas y dispuesta a anortarlo todo en mi nueva agenda de Quino para cumplir con mi mantra escrito en papel reciclado, con ordinario plumón negro y pegado a la derecha de mis grilletes : DEBO ORGANIZAR MI TIEMPO Y OPTIMIZARLO!! ( todo aquel que se pasa por aquí, se ríe del papelito en mi cara pelada, gente de poca fé!), no obstante, digo, parece que todo se confabula en mi contra para tener más y más cerros de trabajo. El tiempo es mi tirano. Mientras más me organizo, más tengo para seguir organizando. Pero aquí me tienes, tratando de darme mi "baño de blogs" y en esas andaba hasta que ví que muchos han colgado sus propósitos para este 2011. Yo la verdad de verdades, no suelo hacer una lista, porque soy muy acelerada con esto de las anotaciones y mi lengua va más rápido que mi cerebro y viceversa...ya ves porqué he necesitado de la dichosa agenda y con todo, quiero intentarlo.
De hecho, no es la primer agenda que tengo. Empecé a usarlas por pura monería en el año 2000, cuando una buena amiga me regaló una de esas que llevan stickers recordatorios y son muy coloridas. Al año siguiente, intentando darle la seriedad del caso que mi profesión ameritaba, porque según Yo una contadora DEBERÍA tener una agenda color azul marino y con páginas insulsas para inspirar respeto, compré la más sosa de todas, de esas que solamente tienen un númerazo en el encabezado y los días de la semana en siete idiomas. ¿A quién le interesa saberse los días de la semana, nada más? Así de tarada me puse pero lo único que logré escribir fue mi nombre y mi grupo sanguíneo, y además mal, porque hace poco me enteré que ESE que creí era mi grupo sanguíneo, nones, nica, never.Pero ese es otro rollo.
 Así que, en un ataque de cromoterapia, regresé a mi colorinches y me compré la agenda de Snoopy 2001, 2002, 2003, etc. Hasta que me harté, allá por el 2006 y decidí confiar en mi memoria, que  no me defraudó, la maldita, sino hacia fines del 2010.¿Y porqué esperar al 2011 para tener una agenda? Ahí lo tienes : se me dan también los convecionalismos, no me haré la que no. Pero, lejos de ser un problema aparecer en una reunión de trabajo con mis agendas casi infantiles que contrastan con mi cara de plato (de loza china, ojo ¬ o ¬ ), es bastante motivador, eh? Yo lo veo como tener un secreto, algo que nadie se puede explicar. Algo de lo cual solamente tú sabes la respuesta y nadie se atreve a hacer la pregunta, pero en el fondo bien que quisieran saber. Es divertido.
Pero quería llegar a los propósitos o despropósitos, en mi caso, claro, porque como buena hija de Géminis, del dios Mercurio y de mi madre, se me da por lo uno y por lo otro.Como con la agenda y mi hoy torpe memoria. Aquí les va :

*Este año quisiera empezar dejando de avergonzarme por no saber nadar y que no me dé la gana de aprender. Lo sorprendente de ser una analfabeta del mundo marino es que me encanta el mar. De hecho, soy de las que se meten hasta donde el cuello y mis patitas cortas me lo permiten. Esa gracia me ha costado innumerables rescates, con jalada de moño incluída. Imagínate que soy una bolsita de té filtrante y mis pelos de pitita. Así mismito. Ah! Pero el asunto también ha llegado a tener su transfondo dramático familiar, no te lo pierdas. Resulta que hace poquito, mi madre se acaba de enterar que no sé nadar."¿No sabes naaaadaaar, hija?" No hay drama en la pregunta, salvo el pequeño detalle que la buena señora jamás me matriculó en una academia de natación. Claro, he podido hacerlo de mi cuenta, pero es bien difícil que doña Sherlock Madre Holmes no se entere. Sucede hasta en las mejores familias (¿cómo se medirá eso de mejor o peor?). Si eres el tercer hijo, no necesariamente tu hermano de en medio es el hijo sandwich. Cuando te preceden mujer y hombre (la ansiada parejita), so sorry, tú solamente llegarás a canapé  XP

*Empezar y terminar el proyecto de la cocinita de cartón. Este es un tema sentimental que tengo en manos con mi sobrina Katherine. Le he prometido que haremos una cocina con una caja de cartón y la vamos a decorar con papeles de colores y hasta va a tener un horno con su pollo, nada menos. A sus 10 años, Kathy me sorprende porque anda pensando en cosas tan sanas para una niña de su edad (¿no debería sorprenderme lo contrario?¡qué mal estoy!) incluso Yo, a mis 10 andaba en otra nota. Ya había estado en amores por lo menos con 42 estrellas de cine y mi amplio corazón también albergaba pasiones secretas por unos compañeritos del cole. Pero a mi Kathy solamente le importa Justin Beaber y supongo que con eso, responde a sus mandos naturales. Creo que le voy a proponer que su shushupet sea nuestra primera cena.
  *Estudiar inglés porque la verdad es un idioma que no me entusiasma, pero es necesario, especialmente si deseo mudar mis cuatro letras de oficina y ampliar mis horizontes. Todos dicen que tengo facilidad para los idiomas, lo gracioso es que hablo a medias y a nadas el idioma de Don Chaquespeare y me he negado a dar el examen ese para ver el nivel y que me pongan con "los que más saben" porque quiero tomar las cosas en serio. Hace años lo estudié y me fué bastante bien pero no lo terminé por falta de tiempo. Lo que en el cole me enseñaron sólo me sirve para burlarme de mi misma. "Gud mornin, mis Gladys", nosotros -"Sidaun" la mis Gladys - "Senkiu, mis", otra vez, nosotros los ten little indian boys de John Brown.  El 20 empiezo mis clases y tengo que decir que una de las cosas que me entusiasma de verdad es que el método incluye la proyección de películas (supongo que para familiarizarse con ese acento gangoso) en lengua original y sesiones de conversación al respecto. Así que, adelante con el inglés! God save the Queen! jeje.
*Renovar este blog, porque soy consciente de que sí, sí, puedo hacer un fondo más fen shui y más Yo. Si paro cambiando el orden de las cosas materiales por donde quiera que voy (mi cama ha dado vueltas por toda la habitación, más que el reloj de mi vida) , si hoy amanezco con ganas de ponerme un zapato en el pelo o de usar medias con sandalias (hay que ver cómo esto último desata las miradas de reprobación de los "entendidos" de la moda) ¿Porqué hasta ahora no le he podido hacer un mejor diseño a mi blog? Digo, la niña rubia de la esquina, así tan Barbie y tan reláx no se parece a mi. A decir verdad, es una imagen que me gustó más por el hecho de que tiene muchos libros y color. Algo que siempre he creído es como la chispa de la vida. Pero bueno, la flojera, la falta de tiempo y un proveedor de Internet muy lenteja se confabularon, pero ya está anotado y apenas cumpla el año con estos de Nextel, los e-li-mi-no y me voy con otro.
* Ser madre y no cualquier madre sino una "buena madre", aunque este proyecto podría ser a largo plazo, ya que uno nunca sabe cuando le va a funcionar el Kamasutra ; ) pero en serio me gustaría ya tener un bebé aunque me haga popó del miedo a la responsabilidad. Mi relojito biológico está marcando la señal horaria correcta y mi Yo mental siempre será más rayado que poto de cebra, eso no tiene remedio, así que pa' luego es tarde.

 * Salir a correr y alcanzar por lo menos 5 Km, ya empecé, voy de menos a más, todavía, pero espero subir poco a poco mi marca. Y no te sorprendas porque no he puesto bajar de peso, nada tiene que ver con el deseo maternal, sino con que creo que ejercitarme corriendo va a provocar que cuide mejor mi dieta,así que será como una consecuencia el bajar esos kilitos que me obsesionaban. Estoy optando por no darles tanta importancia y si me embarazo, todo se irá a la miéchica, pero será por una buena causa y correré hasta donde pueda y de ahí, camino, carajo! Tampoco está bien enchancharse comiendo y matando antojos, bueeeeno.

* Leer más y mejor. No puedo evitarlo, es parte de  mi. El otro día, leyendo el blog "De 5 en 5"( un imperdible para mí), Armando se mandó con unos títulos de lo más interesantes que ya anoté y planeo buscar en mi próxima expedición a las librerías, que será muy pronto porque ya no tengo mucho que leer. Lo que siento cuando alguien recomienda tal o cual libro que ni sabía que existía no lo puedo describir con exactitud. Es como una mezcla de verguenza "jumenta" y suave esperanza de larga vida a los libros.
*No juzgar. Y este es un propósito muy Choprakiano, ósea de la época en que me dieron a leer a Deepak. Y no soy fan de este tipo de libros de ayuda, auto ayuda, etc. En general creo que si alguno realmente sirviera, no habrían tantos. Pero sí hubo un momento en que uno de sus libros, en cierta forma, vino en mi ayuda. Algo me quedó y es el deseo de respetar y aceptar a aquellas circunstancias o personas que Yo no puedo modificar y no hacerme el hígado paté con mis lamentos y murmuraciones. Lo sé, lo sé. Nada más falta que les cuente lo que me enseñó Coelho y la podemos redondear con una de Bayly, y entonces ya me pueden dar mi diploma en Literatura bubble gum, jajaja ....pero estamos juzgando, eh? Empezamos maaaaal. El hecho es que no soy mejor persona que el común de los mortales. Intento ser buena por cuenta propia, no por comparación. A veces me liga y otras no, pero siempre he de tener presente que debo ser paciente y tolerante, sin llegar a cojuda, porque eso ya es grave. Tampoco, tampoco.


Estos son algunos de mis propósitos 2011. No están muy complicados, me parece y claro, lo más seguro es que no me ciña estrictamente a esta lista. Detesto las limitaciones, pero para empezar están muy bien. Tenemos para compartir y estrenar muchos días. Oficialmente, el 2011 se inicia en mi blog.