29 oct. 2010

Una mujer alterada

Me parece que esta semana algún planeta debe estar mal alineado. O Marte se le ha puesto por delante a Venus y le ha dado la espalda a Mercurio en plena casa de Géminis, provocando una incómoda punteada de planetas, o Yo y otras mujeres de por aquí, andamos con los cachos cruzados de purito hormonales.  No es justo, no me encuentro en medio del SPM (Síndrome Pre Menstrual) y ya me pongo sensible porque a una tarada se le ocurre llamar por fono a gritonearme porque no entregué aquella documentación que NO estaba obligada a entregar. ¡Será mi mamá! ¡Vamos!. Totalmente transformada, casi de color verde (She Hulk) y fuera de mí, lo único que consiguió esta fulana es que se me cruce la China con el Toon y la mandé a freír jamones. Ajo, are…intentar hablar con el que no quiere escuchar es una tarea que me frustra hasta dejarme al borde del llanto. Para redondear el asunto y con broche de oro todavía, mi queridísimo jefe se ha estado portando como un enano moral. ¿Qué es un enano moral? Ese que le acompleja tanto la consciencia de su pequeñez que trata de desquitarse con el que está a su lado. Y no me hago la víctima tampoco, perooooo…¡que ganas de joder y buscar la sin razón! Fuimos de una cosa a, a la b, a la c y a la d, porque en todas, en todas, no me pudo encontrar  cola que pisar (la cola del problema, no la mía, que sí tengo pero él no se mete con ella) y como es bien Jalisco, ósea nunca pierde, dale con buscar y quitar el tiempo. Tal vez, Yo estaba de quítenme estas pajas por el asunto de la fulana documentaria. Tal vez, en otra ocasión, le hubiera seguido la cuerda y no le hubiera retrucado tanto, porque, en serio, bien pude meter el auricular a mi cajón y dejarlo hablar y hablar o usar la siempre útil “tengo una llamada en espera, dame cinco” y plaf! Como por la tarde, decir:  Qué penaaaa, se me colgó tu llamada, Chato”. Pero no, Justo esta semana, y aún no me explico por qué, surgió mi cabrona interior pero reloaded, esa de la que Elizabeth Hilts habla en su manual, pero más brava. Ya era hora, también. A veces se despierta o a veces se pone su coraza y se deja joder un poco. No sé si a ti te pasa, pero es una liberación, un gran desfogue cuando la cabrona sale, cuando le puedo decir en one, sus cuatro frescas a alguien que me colma la guantera, que me joroba la espalda, que me molesta  más que hilo dental talla S en el quetejedi . Y es que en la vida, vamos complaciendo a los demás, tratando de ser prudentes y educados, pero llegado un punto, nos sentimos tan abusados, tan maltratados que reaccionamos mal, a causa de  todo lo que vamos acumulando. Pero no, no es así como debiera funcionar. Y no es que Yo crea que debes mandar al carajo a todo el que no esté de acuerdo contigo, sino que tampoco la diplomacia es un chicle que lo vas a estirar hasta que ya no puedas más. No puedes ser Tú quien pase por encima de ti y eso haces cuando se lo permites a los demás.
Yo soy de una amabilidad muy sincera. Me encanta tratar a las personas como quisiera que me traten. Algo que me queda de la esmerada educación urbana que me dio mamá Peluche, y que al menos, no hice trizas en mi etapa de rebelde sin causa. Considero que las personas a mi alrededor son valiosísimas. Bueno, Madre Teresa no soy, tampoco y no es que todo lo vea pinky y feliz, pero creo que en la medida que cada ser humano es un mundo de ideas distintas de mi, pues tengo que respetar y aprender a convivir con ellos, me gusten o no. Tampoco me la voy a pasar dando bendiciones y repartiendo flores como si estuviéramos en Woodstock. De los setenta y el peace and love no conservo nada, salvo el año en que nací en mi acta de nacimiento y mi ya legendaria almohada de cuando era un bebé. Esto último me debería enviar derechito a un psicoanalista, pero es otro rollo y a estas alturas de mi vida (tremenda viejonaza, Yo) ya sería el colmo que no supiera lo que significa. Pero volvamos al punto, a la confluencia tendenciosa de los planetas, al efecto halloween que está haciendo que muchas mujeres a mi alrededor nos demos de cabezazos, nos comamos la manicure ¿Qué nos pasa? Porque hasta los choferes de taxi, que siempre terminan haciéndose mis amigos, los encontré hechos unos pichines, mientras Yo muda , calladita, reprimía a la cabrona interior para que no explote con violencia. Error. No a la represión. ¿Y qué puedo decir de los demás ejemplares del “sexo fuerte “que parecen haber perdido todo sentido de la consideración y el buen vivir para con su prójimo más cercano, que no he sido Yo precisamente? Sucumbieron al ataque planetario.

Mi querida amiga G, la muñeca manga, también tuvo un cruce de planetas que le ha permitido sacar a la cabrona a pasear. Algo dañada, sí, porque lo que le ha tocado pasar no es para andarse con chiquitas. Ella es muy estricta en su trabajo. Como consultora externa no solamente le toca resolver “n” problemas, sino dar instrucciones para que los usuarios del sistema (G es ingeniera) puedan resolverlos por ellos mismos. Que Yo sepa, usar el cerebro no mata, a menos que te guste conservarlo nuevecito, nuevecito. Pero vamos, ella trabaja con una manada de hombres y son muy pocos lo que NO se la quieren llevar fácil. Entonces, en medio del empeño de G por hacer que la cosa funcione y que los príncipes de Windsor que, en teoría deberían estar capacitados para usar sus cerebritos, chambeen y obtengan resultados, y que los niños ni quieren y ni les da la gana de poder, en medio de eso, digo, G se nos puso fuerte, entró al ruedo y cortó rabos, cachos y orejas. ¿Qué obtuvo? Que uno de estos tipejos le suelte “A ti te falta un hombre”. A ver, Einstein, define la ecuación:

Jefe que me ajusta las clavijas + me canta mis errores = exigente.
Jefa que me ajusta las clavijas + me canta mis errores = ¿le falta marido?

Como diría mi abuela: “¡Jesús mil veces!”, lo que hay que soplarse. Por supuesto, G es una chica que además de linda, es muy sensible aunque no lo aparente y esta frasecita la ofendió como le puede ofender a cualquier mujer la estupidez ajena y el machismo descontrolado y absurdo. Yo le digo que no debe hacer caso, que no debe dejar que le afecte lo que un hueveras como ese, que no pinta nada en su vida, le diga. Pero la entiendo. Es como que a mí, la fulana documentaria me dijera que mi marido no me tiene al día, aunque poco le faltó. Si le doy tiempo nos quedamos sin proveedor de transportes (allí trabaja la fulana esta) porque donde la encuentro, le chupo el ojo…okey, no tanto, tampoco así, pero hubiera ardido Troya, Roma, y Lima, Callao y Balnearios. ¿Por qué les da por llegar al terreno de las ofensas? Tal vez, porque donde ya no tienen argumentos, la ofensa viene al rescate de la sin razón. Increíble que en pleno siglo XXI todavía una mujer tenga que escuchar ese tipo de comentarios. ¿Cómo le hubiera parecido al tipejo ese, si G le dijera que él la tiene chiquita? Me perdonarás pero estoy indignada con el tema. Ser soltera, base tres, linda, trabajadora, económicamente solvente e inteligente no es para hacerte sentir que estás incompleta porque supuestamente ( y ya que nadie es el colchón de nadie) te falta “algo” si muestras carácter o  autoridad.
Siguiendo con la racha planetaria, pues para que veas porqué siento que algo está pasando en el ambiente, me ha sorprendido mi nivel de agresividad. En algunos casos me ha dado risa. Yo no sé porqué la gente pierde el barniz (sea porque es simplemente eso, una pincelada) , la educación, las maneras, pero ya me van sucediendo más de un par de incidentes en los medios de transporte (las combis y el taxi) que me han hecho pensar en si realmente la cabrona interior también se me está volteando, igualito que Marte con Venus. Me he peleado con dos cobradores y un chofer de combi,y otro de taxi. El primero me faltó el respeto porque no le quise pagar lo que a él le daba la gana de cobrarme. Pero es que me llegó que este me modifique la tarifa, de buenas a primeras, sólo porque tengo cara de zanahoria...rayada, porque eso es lo que finalmente encontró. Al otro cobrador lo mechamos todo el bus porque se nos cayó una viejita en una mala curva que hizo el chofer, y él, dale a echar la culpa a la venerable. ¿Dime si no es para empincharse? A los dos les cayó su chiquita. Sin embargo, el caso es que no me regocijo con la violencia, así sea por defender una causa justa (que siempre estaré dispuesta a luchar por la justicia, cual sailor scout), ya quiero que algo pase y que las cosas alrededor mío cambien. Deseo, de corazón que las vibras se tornen buenas y la gente ya  no ande con los nervios a flor de piel y permita que mi cabrona interior, ahora demasiado exteriorizada, salga pero no a dañar con su lengua viperina, sino que haga lo que tiene que hacer y sea respetada. Me he cansado de lo poco que le importa SU prójimo a MI prójimo. Ya quiero que sea Navidad, con todo y estrella de Belén. A ver si se acomodan los planetas. 

26 oct. 2010

Octubre: de temblores, procesión y turrones, sí señor!

Quizá por aquello de que “no hace al monje”, de niña, nunca me pusieron hábito morado, pero vaya que lo deseaba aunque por pura monería, lo confieso. Todas mis amigas en el colegio o llevaban el hábito morado con sus botas (bien fashion ellas) o con sus mejores zapatos de calle. Las más paganas, misias o descuidadas apenas y usábamos el detente colgado del pecho. Yo hubiera dado lo que sea con tal de no llevar uniforme. Ya les he contado que mamá Peluche era modista. Cosía y creaba bellísimo. Una Coco Chanel del Cercado de Lima, qué te crees, pero, por esas cosas de la vida que a todos nos llevan a pensar que “en casa del herrero, cuchillo de palo”, la doña nunca me hizo mi hábito morado y eso que siendo la hija de Jesús y todo, ella; habiéndome llevado por más de cuatro años a trancas y barrancas al catecismo; llenándome de estampas la casa y de cuanta imagen de santos se le cruzaba por el camino, tanto que su colección de tarjetas de defunción con imágenes del señor (mi abuelo, Jesucristo) y de los santos (¿mis tíos tal vez?), hubiera sido más grande que mi colección de tarjetas de Navidad, si no se las hubiéramos ido botando de a pocos. Dime Tú, qué cosa más tétrica.
La primera vez que me llevaron a la Procesión del Señor de los Milagros, recuerdo que tenía como unos 6 años. Entre la mar de gente que se congregaba por esta devoción, a mi lado derecho, un mendigo cantaba una canción y carretillas de vendedores de Turrón de Doña Pepa se abrían paso a su lado, mientras que mi madre me tenía cogida de la mano y así tratábamos de llegar lo más cerca posible hasta el anda, cosa que nunca logramos. Yo había querido ir por el mismo motivo por el cual iba siempre a misa con ella: para salir a pasear, pero no sabía en realidad qué cosa significaba todo eso, lo único que quería era que me compre un pedazo de turrón, lo confieso, ese fue mi objetivo tan pronto como llegué. De pronto, sucedió algo que nunca en la vida había experimentado: un temblor. Dicen las personas, que octubre es mes de temblores, pero Yo no lo sabía y seguramente de haberlo sabido me quedaba en casa jugando con mis chanchitos de tierra (habían muchos en el jardín, eran un encanto), es más, hasta ese momento, como decía , nunca me había tocado saber qué cosa era un temblor y cuando me tocó, ósea en plena procesión, tuve la mala suerte de estar con la señora Peluche que se reza algo así como: “Santodiossantofuertesantoinmortaltenmisericordiadenosotrosydelmundoentero”…de paporreta, sin puntos, sin comas, sin pausas. El trauma lo tengo hasta hoy y no se me cura ni con pasada de huevo o de cuy. A Ella (y sus reacciones) le agarré más miedo, en verdad, especialmente porque solamente entendí lo que decía hasta que cumplí los 30 y alguien tuvo a bien obsequiarme una estampa con esta oración, que no, no, no es de los temblores, pero mi madre la usa cada que hay uno. Pero no toda la culpa es de ella, para ser justa debo decir que la gente, como siempre ocurre en estos casos, se desesperó y empezó a correr hacia cualquier parte. Una señora, en típica reacción a lo Jackie Kennedy cuando mataron a John, saltó encima de una carretilla de turrones y nadie la bajó, hasta que pasó la tembladera. Desde entonces, Yo con la procesión, debut y despedida. Confieso que es por purito maricona que no voy, pero también porque alguna vez quise vencer ese miedo y ya bien grandota y en la universidad, quedé con algunos amigos en darle el alcance al Cristo Morado por la avenida Alfonso Ugarte y lo único que alcancé a ver fue a Dino, Pedro, Vilma , Betty, Pablo, Pebbles y Bam-bám, con todo y tronco móvil listos para tomarse foto contigo , entre los cientos de vendedores de choncholí, pancita, anticucho, truchas, choclo con queso, globos, viseras, cuadros, detentes, mazamorra, arroz con leche, velas, panties (juát?) y vaya una a saber qué más, que me impedían el paso hasta mi objetivo, que a lo lejos (bieeeeen lejos) alcancé a ver…algo moradito, no más. ¿Qué quieres que te diga? A mí también me extrañan estas cosas en donde se mezclan la fe y el sentido comercial. 
El único vestido para la ocasión era Dino

Esta devoción (al Señor, no al comercio : D ) se inició hace más de cuatrocientos años con la pintura que de Jesús crucificado, hiciera un esclavo de casta angoleña en Pachacamilla. Cuenta la historia que el 13 de noviembre de 1655, en Lima hubo un terremoto que derrumbó todo, excepto el muro de adobe en donde fue pintado. La suma de sus creyentes fue aumentando conforme pasaba el tiempo y la gente reportaba los milagros concedidos: curaciones a desahuciados, problemas resueltos, trabajos obtenidos, etc. Un nuevo terremoto, en octubre del 1746, en Lima y el consecuente maremoto que destruyó el Callao, hizo que este mes pasara a ser conocido como mes de temblores y a partir de esa fecha hasta hoy, es en octubre que inicia su recorrido la procesión religiosa más grande del mundo. Puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que la Hermandad del Señor de los Milagros es una de las instituciones de feligreses mejor organizadas de la que he tenido razón. A lo largo del tiempo, ha contado con muchos benefactores y cada miembro también pone de la suya para mantener todo el aparato “logístico” y las muchas actividades que hacen con diferentes motivos. No es fácil entrar allí, es como una pequeña élite, tienes que cumplir con ciertas reglas para ser admitido y no es una crítica porque, cada cual a su casa deja entrar a quien quiere. Muchas amigas mías tienen familia allí y sus tíos y tías se reúnen siempre en octubre, desde donde sea que vivan, para participar como cargadores del anda (que pesa más de 900 kilos), saumadoras y cantoras en una tradición que tiene 300 años.
A pesar de que Yo no comparto el gusto por “agruparme” con fines religiosos, algo que me queda de mi época de sobredosis de catequesis, sí tengo mucha fe en Dios. Mi formación es católica y como no me hace daño, pues no la he cambiado, salvo que la sigo a mi manera. Lo que me convierte en una “mala católica” pero como ciertas etiquetas, ni me van ni me vienen, creo que a mi Dios también me quiere. Que lo merezca o no, es un asunto que solamente nos concierne a ambos, ¿verdad, Diosito? El caso es que esta procesión me impresiona mucho. La fe con que la gente llega hasta de rodillas, enfermos, con lágrimas en los ojos, con mucha gratitud es sumamente conmovedora. Ya no intento acercarme a la procesión, es más bien, esta, y lo digo con todo respeto, quien siempre me sale al encuentro. Parece que no quiere que me descarrile y cuando menos lo pienso, zás! Voy por una calle cualquiera y alguien sacó al Señor de los Milagros en procesión. No será el anda original, con sus candelabros de plata y sus ángeles circunspectos; esta lleva flores por todo adorno, moradas y blancas como el hábito de las madres nazarenas; tampoco vendrá acompañada de sus 20 cuadrillas, porque en su lugar habrá otros devotos no “agremiados”, gente sencilla, movida por la fe. Aún así, no puedo evitar ese nudo en la garganta, ese “no sé qué” en mi que me hace mirar hacia otro lado, tomar aire y disimuladamente, arreglarme el lápiz delineador en mis ojos, ese que nunca me puse, pero que de pronto, finjo tener a montones, y ¡Caray! ¡Cómo es que se corre esa vaina! ¡Qué mala calidad!
Yo nunca le pedí un milagro en octubre al señor. Me he dedicado a comer turrón de Doña Pepa. Ese exquisito dulce de harina, manteca, yemas de huevo, anís y almíbar, creación de la esclava Josefa Marmadillo en gratitud al Señor que la sanó de la parálisis, tal como lo dice la tradición. No, no pedí milagro alguno porque en verdad, el milagro de vivir me parece suficiente, me doy por bien servida, en todo caso y le doy las gracias desde el fondo de mi corazón. Más fortuna que esa, ni sacándome la Tinka o el huerfanito del Chavo.
Comparto con Uds. Esta décima de Don Nicomedes Santa Cruz, gran poeta, folklorista y compositor peruano, por quien, para decirlo en mi lenguaje, me mueroooo, es lo máximo, un imperdible si queremos hablar de los verdaderos artistas latinoamericanos, de la altura de Chabuca Granda o Agustín Lara, para que tengan una idea. Pues bien, esta décima (poesía, cantada o recitada, que consta de 10 versos) la escribió en honor al Señor de los Milagros y expresa la devoción y la tradición que lo envuelve. Creyente o no, seguro y no te será indiferente.


25 oct. 2010

La reina del swing

 Así me siento luego de terminadas mis primeras clases de baile. Ya no me voy pa' la izquierda, cuando el paso es hacia la derecha, no atento contra la coreografía, lo muevo toooooodo, pero toooodoooo y estoy mejor coordinada. Aclaro que siempre he tenido mi saborcito, por si aca y nunca, pero nunca, he sido de dos pies izquierdos, solamente que tenía un problemilla por allí con la zurdera reprimida de mi subconsciente (?) . En fín! El caso es que con mi "graduación" danzarina parece que llegó la monarquía a la web y no pudo ser más oportuna. Nada más espero que no nos tomen la Bastilla, já!, porque esta entrada es en realidad, para agradecer a mi pata Pandex, (del blog Pandita poca madre que todos conocen y que es uno de mis favoritos de ley) por el premio  "Reina bloguera" , al cual ha tenido  a bien nominarme... y ya es MIOOOOO (yupi!) y como Yo soy súper crédula en estas cosas, ya me siento toda una queen.
Pandex, gracias, gracias!!! En serio es un gusto compartir esta afición de contarlo todo (o casi todo) y además, tener una amistad como la que llevamos, en tiempos del blogger. Eres un sol.
Ahora, debo nominar a otra (as) blogger(s)y compartir mi coronita. Quisiera agregar que este premio no tiene reglas, de manera que espero que mi escogida se lo lleve y lo distribuya entre otra(s) "reina(s)" como nosotras :) ...ella es....

Ana Sofía, de Galletita de Jengibre, es toda una reina, porque su blog contiene cosas e ideas muy creativas puestas en práctica por ella misma. Esta chica, además de encantadora, no se pone límites en lo que se decide a hacer, las tiene claras. La conocí hace muy poco y puedo decir que es un encanto, además de inteligente, imaginativa e ingeniosa. Yo quiero una hijita así  :) 

También quiero de todo corazón, iniciar bien esta semana. Los últimos días no he estado en "forma", ni pilas, como me gusta. Mi cabeza anda piensa y piensa, angustia y angustia con mil cosas, pero... como digo cuando me pongo mal : YO HAGO LA DIFERENCIA...así que, no solamente voy a pensar en lo malo, sino en lo que puedo aprender de las cosas estas de la vida que tanto me joden ultimamente...y para seguir moviendo todo como licuadora (Dios, necesito volverrrrr),  aquí un pequeño cariño para mí (el burro por delante) y para todas las reinas blogueras que sigo o me siguen (en mi blog roll o no) y para las reinas con quienes comparto mi amistad ( Lulux, Antara, Pandex,  S., Ana, Tani, Socias,Princesa Nadie, Eva M...) y también  mi corazón...

20 oct. 2010

Lo que tienes ahí, se cuida ¿eh?

Ayer se conmemoró el Día Mundial de Lucha Contra el Cáncer de Mama, y muchas instituciones y organizaciones en el mundo hicieron su aporte a la causa. De hecho, todo el mes nos hemos visto y nos veremos inundados de carreras, caminatas, mensajes en el Facebook, Twitter y toda la web, ni qué dudarlo, pero ¿qué es lo que vamos haciendo en lo personal? Yo, gente con la que hablo, me cuenta que tiene o la mamá  o la hermana o la tía con este penoso mal, y en muchos casos ya fallecieron dejando una estela de tristes recuerdos, porque la enfermedad es de lo más devastadora que uno pueda imaginar. Es una de las peores formas de cáncer.
Mi tía Chola Power ha sobrevivido a la mastectomía, le han intervenido los pechos, sí, pero hoy sigue con su vida normal y no tenemos que lamentar su partida.  De igual forma, y con menos suerte, tengo una penosa lista familiar a quiénes el cáncer les ganó la batalla, no únicamente de mama, aclaro, pero de cualquier forma eso me sitúa muy cerca del grupo de riesgo, ¿verdad? Aunque de hecho, solo entre el 5  a 10 %  de los casos provienen de herencia genética. De cualquier manera, será que nos creemos invulnerables, será que faltó información pero el caso es que la mayoría de veces las personas advierten “protuberancias extrañas” en sus cuerpo pero no le hacen caso. Prevención, prevención, prevención. Si ya sabemos el camino ¿por qué nos cuesta tanto tomarlo? Esto va también para  los hombres. Querido varón: no te pienses que porque no tienes la tetamenta del tamaño de la de nuestro presidente  o porque tus tetitas son más chiquitas que las de Shakira (suerte que mis pechos sean pequeños y no los confundas con montañas) estás libre de polvo y paja. Lamento decirte que sí, los hombres también pueden padecer esta enfermedad aunque las estadísticas indiquen que más o menos, por cada 100 mujeres que lo padecen, hay 1 hombre en similares condiciones. Y es que como tradicionalmente se ha creído que es un mal que solamente afecta a las mujeres, los hombres no se ocupan de hacerse, por ejemplo, el auto examen.  
Pero nos pasa a todos eso de dejar para después lo que nos molesta hoy. Yo quisiera aconsejar, en primer lugar, hacer a un lado tanto pudor. Tengo amigas que han dejado pasar y pasar su chequeo anual porque la ginecóloga de turno tenía todos sus horarios copados. “¿Porqué no te vas donde un ginecólogo?” pregunté mientras, por ahí, pedía un helado “Noooo, qué rocheeee” fue su “justificada” respuesta…¡A mí, casi se me caen las bolaaaas del heladoooo! Ósea, dime Tú si a estas alturas de tu vida en que eres una mujer libre e independiente por la voluntad general de tu abuela y por la justicia de tu causa que me importa un pepino quién la defiende, pero igual es tuya y es mía; a estas alturas digo en que, muy probablemente (sorry , con las aún “señoritas” que se leen esto, porque sí haaaay!!) ya tu enamorado, novio, marido, compromiso, mariachi, trampa, etc. te conocen misma canción de Arjona, desde el pelo hasta la punta de los pies y te han visto más y mejor que en película 3D , me vas a venir con verguenzas o vas a dudar del profesionalismo del doctor solamente porque es hombre…de esos prejuicios hacia nosotras ¿no estamos hechas? Espero que no sea tu caso, amiga “blogleyente”… porque nada, pero nada justifica que descuides tu preciosa persona.
Para que veas que sí entiendo ese punto, Yo, hace muchas lunas, la primera vez que quise hacerme exámenes completos de descarte, busqué una ginecóloga, pero la diferencia es que Yo no esperé hasta junio (era enero) para que la doctora me atienda y tampoco busqué otra mujer porque me tinkaba que iba a sucederme lo mismo, así que, a la mela, me mandé no más con un doctor. Y a la siguiente vez, porque como me atiendo en una clínica particular quise buscar al mismo doctor y ya no estaba, me tuve que apuntar no más, caballero con otro. Hasta la fecha, y por diversas razones y exámenes, jamás me he atendido con una mujer. En el camino, me detectaron “bultos” extraños en el pecho que felizmente controlé con medicamentos, nada agresivo y estoy muy bien, pero me pongo a pensar en los cientos de mujeres que podrían estar en mi lugar, si acaso hubieran tomado sus precauciones y que hoy no pueden dar su testimonio.
Aunque la causa del cáncer de mama es desconocida, ciertas actitudes (como la indiferencia) contribuyen a potenciar el riesgo de la enfermedad. Así que, por favor, ten en cuenta estos consejos que no se me han ocurrido a mí (que de ocurrencias puedo tener llena “la casa”, pero no) sino a los expertos del Consejo de Cáncer de Nueva Gales del Sur y que están bien facilitos:
Ejercicios. ¡¡Arriba!! ¡¡¡Actituuuuuuuud!!! Con 30 minutos que te hagas de cualquier ejercicio, estás sacándole la vuelta a la vaina. Juega vóley por ejemplo, que está tan de moda (¡arriba Perú!) y por favor, como diría nuestra entrenadora de la selección de voley : ¡¡¡Dale duro a esa bola, mamita, que no es un peluche!!!!

Come bien. Pero no comas puras porquerías, hazme el favor. Ya, dale a tu pollito con papas, por ahí, pero no a cada rato. Luego te andas peleando con la balanza (si lo sé Yo!), te me pones depre y ahí es donde se multiplican los males. Pero no me refería exclusivamente a eso, si no a que comas verduras y frutas, cosas saludables, pues, tu zanahoria , tu brócoli, tus alcachofas, tu paltita, tu plátano, que es baratísimo. Y Tú, hombre pérfido (esto va para mi marido, especialmente) no contribuyas a descontrolar los apetitos de tu dama, que eso es como meterle una zancadilla a su salud corporal y a tu salud mental porque te vamos a joder, no sabes cómo, si sigues induciéndonos a la tragadera. En serio, de paso, te cuidas también, que somos dos y no queremos quedarnos en uno ¿cierto?
Mantén tu peso dentro de lo normal. Si acaso Yo no soy Barbie y tampoco Tú eres Ken, eso no significa que vamos a descuidar la masa corporal, el corazón y todos nuestros demás órganos. Además, la belleza es subjetiva y termina por convertirse en una actitud, de manera que esto del peso y medida oficial es hoy por hoy, un tema netamente de salud.
Bebe menos alcohol y no fumes o permitas que fumen cerca de ti…ahí está el detalle. Es bacán tomarse unos tragos con los amigos y a cierta edad (a veces hasta de viejonazos), lo es todo, pero procura que por lo menos, si alguna vez tienes que donar sangre, no te la acaben donando a ti por autosuficiencia alcohólica. Del cigarro no diré nada salvo que, me parece una afición estúpida. Yo empecé a fumar a los catorce años y dejé el cigarro a los 26, mis pulmones no sabes cómo me lo agradecen: puedo bailar hasta la hora que me da la gana (ah! Después de los 30 es EL BENEFICIO!) , correr, no tengo arrugas (ok, las cremas ayudan)y mi mente no tiene problemas de atrofia por causa del humo.
Conoce tu cuerpo. Tóquense por Dios!!! No es malo, no es cochino, no es pecado, Tchú! Así como conocer el cuerpo para encontrar tus puntos de placer no es nada del otro mundo, igualito debe ser que te palpes los senos, observes tu piel, notes tus cambios, para así poder acudir a un médico y descartar la enfermedad. Hombre de Dios, no te hace menos varón, menos macho man el palparte las chichis, okey? Yo me toco toooodaaaa, me miro toooodaaaa, me conozco por dentro y por fuera, y me tomo mi tiempo para eso. La vida actual es tan acelerada que a veces nos olvidamos que la mejor compañía somos nosotros mismos. Yo hasta me hablo y me pregunto cosas, y me aconsejo ¿qué te crees? Y tengo muchas amigas y comparto con ellas mis cosas, pero entre esas amigas, he aprendido también a contarme a mí misma. Yo me quiero, quiérete Tú también.
Por último, ve a un doctor periódicamente, y aconséjalo a tus amigas, amigos o familiares. Recuerda que se pronostica que para fines del 2010, en el Perú, se detectarán 12 nuevos casos de cáncer de mama diariamente. Imagina el impacto que tendrá en otros países.
Esta es la semana de la lucha contra esta enfermedad y aparte de globos rosados, lazos y carreras Avon (que Yo sí he participado alguna vez), también Tú y Yo podemos hacer la diferencia, que si se detecta a tiempo se pueden curar hasta el 95% de los casos y que esto no quede nada más en la anécdota, sino que nos impulse a estar bien informados y a tomar medidas...que para palabras, palabras, palabras, suficiente con las de los políticos de turno. Acción.


Fuente : http://www.senoslibres.com/index.html

12 oct. 2010

¡Qué buena raza!



  Digo Yo, cuando Don Colón zarpó con sus tres carabelas  del Puerto de Palos,  luego de haberle parado el huevo a la reina para que esta empeñara las joyas (que por lo que sabemos ¿cuáles serían? Si la pobre ya no tenía ni cara en qué persignarse a causa del platal que  le estaba costando  guerrear por aquí y por allá) según me contaban mis libros de niña, ¿se habrá imaginado siquiera el despelote que nos dejaba?  A más de 500 años de haber pisado por estos lares (más bien ésos, porque a estos reinos de los Incas, never ) casi ni sabemos si de verdad era genovés o catalán y realmente no importa porque hoy cargamos a cuestas con las consecuencias de ese atrevimiento que alguna vez tuvo, oiga usted, qué lisura! Y claro, ya me dirás que para qué nos descubrió si con nuestras joyas , tejidos y extraordinaria arquitectura estábamos bien…eso por hablar de México o Perú, que tenemos un pasado en común de grandes civilizaciones, pero igual ¿no es un poco llorar sobre la leche que se derramó? Valgan verdades, somos lo que somos y estamos como estamos, porque tenemos muchas herencias.
No sé a ti,  pero esa cantaleta de que la raza cobriza y todas las demás, oriundas de América deben reclamar sus derechos por encima de la “raza blanca” (que tanto mortifica a la familia de cierto candidato a la presidencia, quién sin embargo tiene a sus retoños estudiando en colegio francés, y no con descendientes de la Panaca Real de los Incas, precisamente) porque “somos” los dueños de esta tierra, no me calza. Y no porque sea blanquita y rubiecita, que no lo soy ni con mi plata (¿pero qué de malo tendría?),  sino porque  este cuerpo decadente  está genéticamente compuesto de ADN serrano autóctono peruanísimo,  español  por ambos lados de la familia , dizque colocho (se dice que la familia Toon vino de Colombia, pero eso puede ser una buena fumada de mi padre); probablemente chino,  ya que mis ojitos olientales no me dejalán mentil ( se sospecha  que por un cabe que la tatarabuela le puso al tatarabuelo , un mal paso  no oficializado), muy probablemente africano ya que teníamos una abuela muy enrulada y de nariz ancha,  y ya quisiera Yo nipón, pero amar los makis creo que no cuenta como evidencia   ...pero en fin, dime tú ¿Cómo me podría Yo llamar nativa peruana asociando esto a la piel cobriza solamente , aunque sea parte mi?
Como jamás lo oculto, mis padres son parte de los miles de provincianos que vinieron a Lima durante los años 60.  Aunque, en verdad mi padre fue pionero pues vino casi 20 años antes que mi madre, en tiempos de la post guerra, pero ambos lo hicieron en busca de un futuro mejor, de oportunidades para salir adelante y surgir, las mismas que no tenían en su pueblo natal porque, lamentablemente, el tema del centralismo capitalino es un mal que nos persigue desde siempre.  Pues sí, mis padres son serranos y no quiero aclarar si son o no blancos porque me sonaría casi ofensivo,  ya que para mí las personas no se clasifican por colores . Eso lo dejo para la ropa o los objetos: pelota roja, mesa ploma, pañuelo blanco, blusa azul…así me lo enseñaron. Yo nací en Lima y me confieso  limeña mazamorrera, comedora de tacu tacu, picarones y  causa limeña; bebedora de mi pisco sour y coctelitos de algarrobina y sin embargo, no puedo evitar el sentir emoción sin límites cuando escucho el sonido del charango, esa especie de guitarrita con la que se da vida a los más bellos huaynos, que hasta perdono a Gianmarco por usarla en su canción “Hoy”, que puede ser linda, pero se me retuerce el hígado cuando Glorita Estefan me la canta a ritmo de salsa y se me vuelve simplona y sin gusto. La misma emoción la sentía cada que escuchaba cantar a mi madre, ese vals que decía : las locas ilusiones me sacaron de mi tierra abandone mi casa para ver la capital cuando recuerdo el día, feliz de mi partida… Pero , también me sale lo mandinga si escucho el sonido del cajón peruano (peruano, dije, ¡Sí!) y el zapateo de los negros de Chincha, entonces nadie me para, lo muevo toooodo, pero toooodo, y tal vez  no sea cuestión de genética sino más de gusto, pero hasta hoy solamente así (con la genética), me puedo explicar porqué se me encoge el alma si de pronto escucho, por ejemplo, alguna canción gitana  que me la cante El Cigala o bien bailada por Joaquín Cortéz, por decir los más conocidos. Juro que me entra unas ganas de bailar, aplaudir y cantar de aquellas... y que viva la ma’re que nos parió! …Olé!
Pero en serio, tomando un poco la frase del Tropicólogo, en su post de hoy , es difícil pertenecer a dos mundos y en nuestro caso, a varios. Todos somos hijos de la mezcla, un remix de varias “tonadas”, tenemos de esto y de aquello, lo bueno de nosotros no es producto de una sola cosa, sino de muchas. Decir que hubiera sido mejor que vinieran a “descubrirnos”, por ejemplo, los ingleses es imposible de saber. Tal vez, se hubiera dado el mismo exterminio y  tampoco hubieran respetado a nuestros dioses, o preservado los magníficos andenes que dejaron nuestros antepasados incas, hoy mudos testigos de la organización de un Imperio que los españoles no supieron aprovechar por su sed de oro, por esquilmarnos hasta el último recurso, o tal vez no. El caso es que, seguir lamentando algo que ya sucedió no nos ayuda a seguir adelante. Es como Yo le digo a mi papá cada que se lamenta (a sus casi 90 años) porque su madre lo abandonó siendo un niño: “No puedes cambiar el pasado, ¿porqué no intentas ser feliz ahora con lo que tienes?”. 

Una vez leí en un buen libro de Historia acerca de la civilización inca, un punto que me llamó mucho la atención : el autor afirmaba que no fue la superioridad de los españoles lo que hizo que el imperio cayera sino la desunión, provocada entre otras cosas, por el profundo descontento que existía entre los pueblos sometidos por el Inca, en las marcadas diferencias de clase, en la falta de libertad para irte al carajo si tú querías ya que no se podía hacer nada porque el Inca era tu amo y señor , y para acabar de fregarla, la Guerra Civil, cuyo final todos conocemos . Si de algo estoy segura es que no era posible que un puñado de aventureros, aunque  no tuvieran nada que perder y por lo mismo estuvieran dispuestos a todo, le sacaran el ancho a todo un ejército de guerreros muy bien nutridos, muy entrenados, que conocían el suelo que pisaban mejor que nadie, que dominaban el viento, las estaciones y las ciencias, en resumen, no eran los brutos que nos hicieron creer después en muchas de sus crónicas. Pero ya ven, cuando las cosas tienen que suceder, pues todo se confabula y quizá es esta la lección que debamos aprender: Que recordar el pasado está bien, conocerlo mejor, pero no quedarnos ahí, contemplando o lamentando , sino poner manos a la obra y aprender de lo bueno y de lo malo. Que de verdad, conmemorar el día de la raza no nos cae tan mal ya que cada uno de nosotros llevamos muchas en la piel y somos lo que somos gracias a cada aporte y podemos ser mejores, cómo no, porque a lo mejor Don Colón no fué el primero en llegar a América (¿ya ves? ni siquiera lleva su nombre) y derepente lo que quería era pagar sus deudas y dejar alguito para la family y no terminar sólo, sin perro que le ladre como al final le ocurrió, pero no podemos negar que fue un atrevido, un aventado, un hijo de su madre como pocos, sí, pero al final empezó la cadena de sucesos que nos han hecho llegar hasta hoy, que hemos terminado en la blogosfera escribiéndonos en un idioma que tal vez no fue el suyo, pero que ahora es el nuestro y que cada vez olvidamos más como escribirlo bien y mejor, por andar taaan acelerados o porque eres parte de la generación del dedo pulgar, esa que solamente manda mensajes de texto con ingeniosa simbología que segurito se las arregla hasta para mentarle la madre a una, pero vaya Yo a saber cómo...lo que hubiera sido si Rodrigo de Triana hubiera tenido un blackberry...a lo mejor se seguían de largo. ¡Pobre Colón! Ahora, solamente le dejan un par de arreglos florales en el Paseo que lleva su nombre, donde puedes ver una estatua de mármol de Carrara, y en la cual, el mentado señor aparece con su traje de domingo, en actitud bien protectora con un nativo...claro, el nativo a sus pies, inocente, calato, sin nada que ofrecer y Don Colón, pues grandote y majestuoso, casi como para prenderle una vela. Esa fue la concepción del autor aunque, valgan verdades, es una obra de arte, un resto de la majestuosidad de la Lima afrancesada que todavía nos queda. Digamos que ya lo perdoné, al Cris.
En fin, solamente quería decirte que me siento orgullosa de ser lo que soy pero me sentiré mucho mejor si nunca olvido de donde vengo. Y como ya me duele el maleteo a Gianmarco, que ya no tardan en reclamar mis sobrinas y me arman una corte marcial, te dejo este vídeo, tocando un huaynito a punta de charango. Claro, los huaynos originales son más soberbios y más arrebatadores, pero para qué te digo que este no es pegajoso, si sí. Y como diría Héctor Lavoe : "Qué viva nuestra raza latina, mi gente!"

11 oct. 2010

Tenemos tonel !

Así es, muchachones! Nos vamos de tono y es que ha llegado este premio para mí, directamente de los blog de Pandex, Lulux y Tropicólogo  a quienes agradezco muchisisísimo, porque, aparte de que sus espacios son obligatorios de corazón, para mí son gente súper especial y recontra buena onda, a quiénes les he agarrado un camote bárbaro en estos tiempos de Internet y amistad virtual. Pero vamos a cumplir con la condición única para quedarme con las estrellitas (la madre del cordero es Brekiaz, lo acabo de descubrir) que es nombrar a diez bloggers con quiénes quisiera armar mi tono y colgar el vídeo con la canción que me gustaría bailar con ellos.
Empiezo con los bloggers y tengo que decir que esto ya se ha convertido en una suerte de "juntos y revueltos" porque  nos estamos invitando todos contra todos, jajajaja, lo cual es buenísismo, ya que si juntamos toooodas las canciones que vamos posteando, creo que resultaría una suerte de "maratón de resistencia" para la cual, afortunadamente, estoy bien preparada jojolete...tenemos música para reventar la pista de baile o morir en ella :D

De entrada, a Pandex, comadre,gracias, gracias...además que prepara para nuestro tono, esos sanguchitos de pollo que en Suiza los naquean y acá sí comemos harshtoooo, cómo no? Y movemos el bote, no mienten las caderas y todo lo que se te antoje , que así , sí dan ganas.
Lulux, amiga ese ♪ pepepepepepe♪ está genial y ya te ví a la cabeza del trencito, con tus collares hawaianos, y esas matracas que usamos para la hora loca. Gracias por invitarme a tu fiestaa.
Tropicólogo, aunque no me pusiste entre "tus diez", te agradezco que igualito rompieras el protocolo (eso me encantó) y me incluyeras entre tus invitados. Con tu canción, haré realidad mi sueño de ser bailarina árabe. Vale la pena soñar! :P
Los otros jinetes del apocalípsis, digo! mis demás invitados y premiados son:
Ana Sofía , de Galletita de Jengibre.
Antara , de Cuestión de Zapatos.
Tani, de La Insoportable levedad del ser.
Mario! de El Mundo de Mario.
Raptor Plateado, de La Ventana de Raptópolis.
S. , de Espejo de seda y  también  de Vuelta Mariposa.
Socias, de Punto de encuentro con las socias.
Ana , de Coffee Break .
Eve, de Troublesome Transition
Ina, de Curious Style

Y para bailar, escogí esta canción, que tampoco es que sea "la canción", pero para meter relajo (y ya con unos traguillos de más) sí cumple su cometido. De Auténticos Decadentes, con Uds. La Guitarra!

8 oct. 2010

China Toon cual señora Kohatsu ( hoy es Convivencia)

Ni tan blanca, pero sí radiante, fue la novia al altar. En este caso Yo, y allí empezó la novela. Tengo que decir en honor a la verdad, que hasta hoy me parece mentira que haya dado ese paso. Nunca he creído que sea necesario darle “legitimidad” a mis acciones, y cuando digo “acciones” me refiero a los compromisos de la vida y el corazón, pero  ¿ya ves? Es fea, cochina, tchú! La  tal palabreja esta: NUNCA. Y ahí estaba Yo, con mi sencillo traje color marfil (Nunca blanco, porque es muy sucio y no me interesa que me jodan con el tema de la pureza), un moño en el cabello que me hacía lucir como una geisha, misma Oyuki con su pecado, y mi novio al lado…y no recuerdo nada más. Para que veas lo que son las cosas y cómo me habrá resultado de traumático contravenir todos mis principios y mis razones moldeadas por toda una vida de lecturas profanas, de rebeldía y de alejamiento de las tradiciones, de quema de sostenes, de empalamiento al Manual de Carreño y al dedo meñique de Frieda Holler, que si no fuera por las fotografías y el vídeo, ni enterada Yo. Pero  (tal como le decía a una amiga su agarre ocasional, cada que ella le reclamaba para “formalizar” la trampa), siempre hay un pero  y todo lo que hice, lo hice con absoluto convencimiento y en pleno uso de mis facultades, señor juez, jeje.
La verdad es que una, en nombre del amor, tiene que hacer algunas concesiones. Mi C. que viene de un hogar conservador se negó a mudarse conmigo por ahí y a ser “mi compromiso”( qué fea etiqueta) . Por varias razones, pero en primera me bromeó diciendo: “No, China. De mi casa me tienes que sacar de blanco”, pero luego me explicó que si yo te quiero y tú me quieres y  1+1 = dos enamorados, qué miércoles pensaba Yo que haríamos de malo si nos casábamos y en pro de la buena convivencia de nuestras familias, lo hacíamos con todas las de la Ley. En la vida hay que tomar riesgos y si a la primera, so pretexto de que no me caes bien y de que no estamos casados y por lo tanto no necesito  llamar a un abogado para quedarme  hasta con el perro ( y a veces, hasta con los amigos),  se me antoja pintarme de colores, es que realmente no estoy comprometida con la causa. Y bueno, con esta y otras razones, dimos inicio a nuestra vida matrimonial, a nuestra convivencia.
¿Qué es lo más difícil en esta vida: encontrar el amor o conservarlo? Depende mucho de en qué momento  te encuentres. En mi caso lo más difícil ha sido lo primero. Y es que no sé qué pasaba conmigo que nadie me interesaba y pasé por una etapa de sequía emocional total. Tenía mucho vacío en este aspecto. Yo pienso que por inmadurez total y  por el miedo que siempre me acompañó desde pequeña. Miedo a confiar en alguien, miedo a que me lastimen y miedo a no ser una buena pareja.  Sin embargo, no voy a negar que el amor sea un trabajo del día a día. En serio, qué cursi suena, pero esa historia de la plantita que se debe regar con paciencia resultó ser más seria que la de las abejas y el polen, porque hasta decidir quién se queda con qué lado de la cama puede ocasionar una tormenta y ni hablar del “sorteo” de ronquidos.  Tú roncas. No, tú roncas. No, Yo no ronco, tú sí. No. Sí. No. ¿Cómo sabes? Me escucho. Entonces no duermes, pero cuando duermes, roncas. No, tú. No, Yo no, tú. La próxima que uno ronque, le avisa al otro ¿ya?...PAZ!!!!  Y a veces eres Tú, quien en pro del entendimiento, de la relación duradera, decides deponer las armas y te vas dando cuenta de que si eres capaz de eso, tu pareja también lo será cuando verdaderamente comparten intereses, además del cariño.

 Dice una vieja canción: “…quien da el primer paso es quien más ama” pero Yo no creo que sea tanto así. Más bien es una cuestión de madurez emocional y a veces, eso, no  viene en el “paquete” matrimonial, pero lo puedes aprender con el tiempo y en la convivencia. Difícil es, como todo en esta vida, pero hay que ponerle a todo su dosis de buen humor, su webadita, su saoco, para que la cosa marche. Porque aun, cuando todo tu comportamiento va a ser, en mayor o menor medida, un reflejo de lo que viste o no viste en tu hogar  si eres razonable y de veras te interesa tu relación, intentarás no cometer los mismos errores de tus padres. En cuanto a los ronquidos, mejor busca un buen otorrinolaringólogo o le prendes una vela a san Expedito.

Los "previos" de la novela, en realidad empiezan a jugarse, mucho antes, cuando llega el momento de de conocer a las familias y acaban hasta que, oficialmente, forman parte de. Sabiendo que nadie es moneda de oro para gustarle a todo el mundo (como dice otra canción, estamos musicales en este post) es de suponer que extremes cuidados. Ya lo sabes, te casas con toda la familia...nooooo, no es cierto, pero tiene su parte de verdad. Una de las cosas que he tenido que aprender a manejar es el hecho de que primero está mi hogar, es decir C. y Yo y que nada de lo que hay fuera de eso debe afectarlo. Sabemos que cada hogar es un mundo y para nuestro caso, no podemos venir de mundos más diferentes que estos : C. es el séptimo hermano de ocho, de los cuáles seis son hombres. Su papá es policía retirado y su mamá ama de casa. Un hermano suyo es también policía y su tío carnal es El General, jejeje. No el zambito simpático que nos hacía saltar en los 90, sino General de la Policía Nacional de Perú. ¿Algo que me asuste más que eso? Toda mi vida le he temido a los policías, más que al cuco. Como si lo fueran, creo Yo, por la tradición machista y ruda que los rodea, incluso en mi familia he escuchado cosas terribles acerca de ellos, que si son pegalones, que si son machistas, que si son brutos, etc. Así que cuando me tocó conocer a la familia ya estaba preparando mi desfile militar y ensayando el Himno Nacional por si me lo llegan a tomar. Qué mello!!!!

 En mi caso tengo una hermana y un hermano, sí, pero también tengo primas a las que adoro y me he criado con ellas y rodeada de tías. Hay primas y tías por todos lados de tal modo que mi familia "primaria" siempre la contado así: mamá, papá, hermanos, primas, tías,(sus esposos de yapa, para qué te digo que no) y los abuelos, al menos mientras estos últimos vivían. Imagina el gallinero que se arma cuando nos juntamos. Todas hablamos, todas opinamos, todas tomamos decisiones, todas trabajamos, todas somos independientes, todas tenemos mucho que contar y harto de qué reír ¿Y cómo logré conjugar esas dos vertientes: la policial y la de mi “corral”? Sola y sin la disposición de las partes, juro que no hubiera podido. Para empezar mi “introducción” a la vida policial nunca fue como la hubiera imaginado. Todos los que visten uniforme en esa casa son de una afabilidad sin límites que hicieron caer uno por uno mis prejuicios. Desde que llegué, me recibieron con cariño. Ese que Yo no esperaría jamás en un policía, pero sí, en serio sí. Del lado de mi familia ha sido menos complicado porque las mujeres somos más querendonas. Por lo menos, en casa , aparte de buena comida (y se sabe que eso de la conquista por el estómago es del todo cierta. Hay pruebas científicas, jeje) siempre hay y hubo una buena conversación, abundantes risas y algo de música para compartir. No es porque sea mi familia, pero siempre hay un lugar en la mesa para tí y para tí también. Es como si en la puerta hubiera un letrero así : "Has llegado al país de las mujeres. Deja afuera tus prejuicios y entra con una sonrisa." ¡Ay, qué bonitooooo, China Toon, qué poética tu familiaaaaa!...bueno, en honor a la verdad, agregamos algo : " ... y si no te gusta lo que ves, media vuelta y no jodas, ¿yaaa?" Es que no podemos ser tan refinadas, para que te digo que sí, si no? (anotación mental: recordar que mis hijos no deberán ver NUNCA programas con la Chimoltrufia, para evitar las comparaciones con su sacrosanta mamacita).

Punto aparte y para que veas que no todo es color de rosa, son las concuñadas. Las he ido conociendo y aprendiendo a apreciar a unas más que a otras. Todas en extremo diferentes de mí. Y no es que Yo me sienta más que ellas, pero venimos de realidades distintas. A veces he creído que para ellas, soy como la oveja gris. No soy hacendosa, no soy típica ama de casa, no soy abnegada y no soy sumisa. Para remate, mi suegra y yo nos queremos de verdad. No es ironía. Nunca voy a aconsejar a nadie que sea lamepiso de la suegra, pero tengo que aceptar que si  ella te llega a querer sinceramente (y tú a ella, porsupuesto sino ¿de qué estamos hablando?) ya te llevaste 10 puntos redonditos. En mi caso, me estaba "llevando" a su hijito menor, así que fácil no tenía por qué ser, pero creo que mi suegra es una persona que tiene esa sabiduría de la gente sencilla, esa que te dice que si tu hijo es feliz con alguien, entonces no hay vuelta que darle. Y vamos si eso no despierta ciertas envidias, ciertas miradas de reojo, intentos de jalada de lenguas y lanzadas de cuchillo. Tú en el tablero y en medio del circo. "Atencióooooon, ahora presentamos el espectáculo que toooodas , pero toooodas las otras nueras esperábamos. Con ustedes, desde el país del sol naciente o la china comunista, no nos queda claro todavía, el corderoooo, la inmolada de la nocheeee, nuestro sacrificio humanooooo, la pesada estaaaa que vino a malograrnos la plaza con su bueeeen comportamientooooo: Chinaaaaaa Tuuuuuuuuuuun. A cuchillazos, hermanas!!!!" jejejeje...un poco fantasiosa Yo...espero. Pero bueno, la verdad es que con el tiempo, he logrado, al menos con la mayoría, fuertes lazos de amistad y confianza. Creo que entendimos que somos parte de una familia, que quererse no es difícil si lo que llevas en el corazón es precisamente eso : afecto, cariño a montones. A su favor y no al mío, ojo, tengo que decir que tienen unas hijas preciosas, que no me fue difícil amar desde el primer día. Qué cosa no jugamos cuando las visito! Paso los momentos más divertidos, sin duda, con ellas y conversamos sobre cosas de esta vida. Cosas de niñas que, a veces los adultos olvidamos tener en cuenta. Ellas son, entonces, el lazo más fuerte que nos une a todas, el medio que tuvimos para conocernos y lo principal que tenemos en común.
Es que finalmente, estas cosas son de todas las familias. Lo importante es entender que hay algo que se llama convivencia y que implica mucho tener el corazón abierto y las emociones controladas. A las emociones que involucran alegría, risa y afectos, a esas, las puedes dejar vivir la vida loca porque son las que vuelven sólidas todas las relaciones. Avientalas de golpe, que se aloqueeeeen, que se desenfreneeeen y hagan su vida. Pero recuerda que cuando tomes la decisión de "entrar" a otra familia las debes llevar contigo. Al ladito del respeto y bien abrazaditas con tu personalidad, eso sí. Te dejo este videíto para que entres en materia. Convivencia, café y la señora Kohatsu. Vale.

6 oct. 2010

De Francia viene un meme...

Y a este no lo trajo la cigueña, si no mi amiga Lulux que ha tenido la divina (Gracias, mil!!!)ocurrencia de nominarme para este premio :

Como todo buen meme que se precie de serlo, tiene sus condiciones.
  • Responder al meme.
  • Pasarlo a quienes deseen.
  • Hacer un enlace al blog que los ha nominado
  • Avisar a los nominados.
Con ustedes : El meme preguntón ( tal cual lo bautizó , Tani, jeje)

Menciona tres canciones que acompañaron tu infancia Somos una familia tan musical, que es difícil contar solamente tres canciones, así que he creído mejor hacer una "asociación" a épocas y ritmos :P, ahí le voy:

"La Parrandita de Yola":  Yo amo a Yola Polastri. Sus canciones acompañan todos los recuerdos de mi niñez y especialmente los que tengo de mi mejor amiga de la infancia (que es mi sobrina nieta y tiene la misma edad que Yo  :O   Siempre Yo con mis enredos!). He bailado toooodo ese disco como una licuadora total. Algunas coreografías, todavía las recuerdo. Y eso que son del año del lobo...auuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!!

"Éxitos Billboard de los 70 y 80" : Aunque estaba muy pequeña, recuerdo que en mi casa se escuchaba mucha radio, donde ponían canciones de los Bee Gees, Abba, David Bowie, Tina Charles, Rick Sprigfield, Rod Stewart, etc. Hasta ahora las escucho y me traen muchos recuerdos. Asociada a morir con mi niñez está  “Queen of hearts” de Juicy Newton, tanto que cuando la escucho, mi corazón se vuelve niño.

Todas las Parrandas: No sé si recuerdas cuando habían toques de queda en Lima. Bueno, en esas épocas, la gente ,si íban a fiestas y les daban las doce (y quien conoce a los limeños sabrá cuánto nos gusta tonear hasta morir), caballero, te tenías que quedar y seguir bailando, así surgieron las “parrandas”. En todas las fiestas se tocaban discos de Rulli Rendo y  sus famosos “Toques” ( “De toque a toque”, “Vuelve el toque”, "El rey del toque" etc.), canciones de la Orquesta de Freddy Roland, que salían con trenecito incluído y que duraban toooda la cara del LP (qué antigua soy!) . Una muy famosa y que me encanta es la “Parranda de Panamá” que la tocaban siempre en casa de mi tía M y todos bailaban. Todos los adultos, aclaro, porque Yo era muy chica y nadie me sacaba a bailar  :(  Eran las épocas en que todos se veían tan jóvenes! Mis papás, mis tíos, sus amistades… Sin embargo, más de veinte años después, me desquité y la bailé en mi boda.

  
Una frase que esté dando vueltas en tu cabeza "¿Qué pasará?" , como ya sabes, estamos electoreros y a cada rato sale la Jefa de la ONPE a decir resultados al 60%,61%,61.5% causando la incertidumbre y el malestar entre nosotros los limeñitos. Aparte, que ando escuchando Radio Capital y la canción  de "La Sarita" es el emblema de uno de sus programas : ♪ qué pasará?♫...rock peruano, sí!

Una locura de cualquier tipo que te gustaría realizarAsí, como locura, creo que si la considero hacer es porque no me parece descabellada, pero a ver...ya está! Desfilar en el Carnaval de Rio, toda calata, con mis  plumas y lentejuelas , y bailando como las mulatas. Lamentablemente, la poca presencia de un par de razones            (  *   )(   *  ) que no me permiten lucir como Yo quisiera, matan mis ilusiones. Aparte que, por mi tallarín, podrían a pensar que soy una lentejuela que se desprendió de la tanga de una mulata y me pisan.
Un súper poder que te gustaría tenerTelequinesis. Me gustaría tener el poder de leer las mentes y controlar los objetos, como el Profesor Xavier o Jean Grey, de los X - MEN. Hay una escena en una de las películas donde el Profesor detiene a todas las personas en un museo y me parece alucinante que alguien pueda hacer eso. Yo quiero. En serio, ñaca,ñaca.

Un lugar  que no te gustaría  visitar El infierno  y la casa de mi tía M...casi por ahí...jeje
Una injusticia que te gustaría cambiar Una? Mil! Pero si solamente pudiera cambiar una…no sé cómo, pero evitaría las violaciones sexuales y cualquier abuso relacionado a la intimidad de las personas . No sólo es humillante a cualquier edad y en cualquier género, sino que además es asqueroso y deja secuelas difíciles de sanar. 
Un hecho histórico que quisieras que pase.Que una mujer sea electa presidenta en mi país.
 
Un suceso mundial que  hubieras deseado no suceda.El exterminio que los nazis hicieron con los judíos. Lo deploro totalmente. Es algo que jamás debe repetirse entre los seres humanos.

Un libro que recomendarías. Sí o sí "Un mudo para Julius" de Alfredo Bryce Echenique.
Un lugar que creas hay que visitar El Cusco , sí o sí. Es un lugar maravilloso, lleno de riqueza histórica y natural, con tantos climas diferentes a tu paso, que son lo máximo. Si vas, no querrás salir de allí.
Una imagen que transmita positividad ( si no la encuentras en imagen puedes describir una situación) La carita de mi ahijado el Jupy , que ayer cumplió nueve meses y es un niños taaaaan risueño, tan sociable, tan apachurrable, taaaaan querido por mi, que no me aguanto y te dejo su foto. Sí ,señor!



Nomino a S. de Vuelta mariposa (muy lindo e inteligente blog), a Ana Sofía de Galletita de Jengibre (tienen que ver las preciosidades que hace!) y a Mario de El mundo de Mario (para ver si se anima a volver): Vooooy por allá!!!








3 oct. 2010

...Y coincidieron en un mismo plato: gallo, cuy y gato

Yo de mascotas, nada. Es decir, desde que era pequeña me formaron en la idea de que hay que darles muchos cuidados y que con las justas puedo conmigo misma. En realidad, quien realmente apenas podía con nosotros era mi madre. Y eso que Yo, por lo menos hasta los cuatro o cinco años, tuve a Emérita que me cuidaba a tiempo completo. No diré "mi nana", porque me parece muy frío, se me antoja muy inglés y al menos en mi ambiente clase media, eso no se usaba. Punto aparte, merece el decir que nosotros nunca hemos hecho diferencias entre las personas. Mi madre, que si bien es muy católica, apostólica y romana en todo, y a veces medio cucufatona (para que te digo que no, si sí) no es de las hipócritas que, con una mano llaman al diablo y con la otra se golpean el pecho. No, no, no. En nuestra casa siempre ha habido un lugar para toda persona que lo necesite, sin distinciones de ningún tipo (aleluyah, hermanos! ;D ) Entonces, debo decir que Emérita era  parte de la familia. Con quiénes no tenía muchas contemplaciones era con las mascotas y fueron muy pocas las que se nos permitió tener. Más porque las bases, ósea mis hermanos, se subordinaron e infiltraron a una gata en el Reducto Familiar Anti Mascotas, y la mañosería y el cálculo se impusieron a la fuerza y al miedo. La dictadura patriarcal, ablandó sus reglas ante los reclamos de la subordinada Yeye (mi hermanita que andaba por los 5 años, quizá) y el apoyo de su capellán, el Padre Fernando (mi hermano de 4) y bueno, Yo solamente habré dicho”agú " o "kam lu wantan” para apoyar a las bases, porque en esa época recién me habían dejado en una canastita en la puerta de la casa, como lo conté en otro post (aquí).
El caso es que ahí empezó todo. Años después, mamá Peluche nos hizo la guerra psicológica y la ganó totalmente. La última mascota que tuvimos nos la sirvió en un plato con tallarines. No,  no fue un gato, por si acaso. Esta vez, fue nuestro gallo Jorge Armando, llamado así en honor del galán de la telenovela “Viviana”, que veíamos infaltablemente cada noche (la repetición, por siaca, porque la novela es del 78).  ¿Qué quieres que te diga? Eran las épocas en que no existía ni el cable y menos la Internet. Lo mismo se hubiera podido llamar Joe Jonas, te lo juro. Y pa' que veas de que gallo te hablo, te cuelgo un videíto. Pechazo de Héctor Bonilla.

 Cada tarde, cuando volvíamos del colegio, nos acercábamos a la puerta del tercer piso y lo llamábamos “Jorge Armandooooo” y el gallito asomaba su cabeza y nos contestaba “Coooooooooo”. Ya tranquilitos, porque mi madre tenía sus antecedentes penales en eso de andar cocinando nuestros pollos, nos sentábamos a la mesa a almorzar. Pero se llegó el día en que Jorge Armando no salió a nuestro encuentro. Corrimos a la cocina a consultar las ollas y sartenes ¿y qué crees ?  ¡Tallarines rojos! La sospechosa principal negó los cargos hasta el final e incluso nuestro hermano, el capellán del Ejército de Amigos de los Animales Insurrectos, se vendió al sistema. Lo encontramos sirviendo su platazo de Jorge Armando en salsa boloñesa. Así las cosas. El hambre produce infieles. XD
Vale decir que ni mi hermana, ni Yo comimos un sólo fideo, y desde allí ,para evitar huellas psicológico-culinarias, no más mascotas. Entonces, ya no era complicado comer carne de algún animalillo por ahí, siempre que no formara parte de la familia. Tal fue el caso del Cuy o Conejillo de Indias, como se le llama en algunas partes y que en nuestro país forma parte de una antigua tradición culinaria que data del tiempo de los Incas. Y “cuy, cuy” es el sonido que este simpático  y exquisito,( ñám!) animalito emite, de ahí el nombrecillo. En otras partes del mundo es mascota, cierto, pero en nuestro país, las variedades de pelaje corto se usan para alimentación, debido a que se reproducen con facilidad (cómo algunas niñas que hasta terminan casadas con futbolistas), comen puras plantitas y contienen omega 3. Tal vez, puedas pensar que hice tooooda esta presentación del cuy para que no me tildes de bárbara e inconsecuente, pero no, son cada vez más las investigaciones que le atribuyen altas propiedades alimenticias a este pequeño roedor. Ah, sí! Roedor dije, pero no confundir con rata, ni hámster que no son la misma cosa. Mi abuela lo preparaba en una salsa roja, hecha de ají panca, galleta molida y maní, que era una delicia total. De esas comidas que tienes que probar con las manos para no dejar pero ni los huesitos en su lugar, y ni un dedito sin chuparte. Es parte de mi herencia serrana, creo Yo , eso de disfrutar tanto las comidas que mi madre aprendió de la abuela. Puro sabor a Norte. Pero como siempre hay paladares lampiños, mi hermana no atraca con el cuy y no sabe lo que se pierde. 
Cuy Mágico que apoya empresarios, ven a mi!
Prueba de que si te sacudes los prejuicios respecto de esto puedes cambiar de opinión es que Gilbert, un chico que vino a trabajar a mi chamba de intercambio, directo desde Holanda, aprendió a comerlo. “¿Qué es lo más extraño que has comido hasta hora?” se me ocurrió preguntar, Coy “ me dijo en su español mascado “ Ricouuu, pe-ro en Holanda ser mascouta. Vay a tener proublemas porque ya no mirarlo con mismos ojous ” y es que para acriollarse, el gringo no perdió tiempo. Cuídate Cuy Mágico que das plata porque el gringo se las sabía todas. Tanto así que en su cumpleaños, le compramos dos tortas y le cantamos el “happy birthday”, compartimos las porciones y unas gaseosas, entonces nos dijo “ En Holanda no se canta y tampouco se le invita tourta al del cumpleanios” nos soltó con ojitos azules picaronazos “Tons ¿qué se hace?” le preguntamos, “El que cumple anios le invita algou a todos, pero Yo nou lo iba a decirrr, jeje” ¡Ah! pendejo eres, ¿no, gringo? Seis meses en nuestro país lo volvieron más criollo que la mazamorra morada o el ceviche.

A tí, solamente a besos te comería. China Toon
no comel gato
 Pero volviendo a lo que uno come,  que quede claro que no soy capaz de hacer un potaje de algún animalito doméstico de mi propiedad (ni de mis vecinos, ojo) y que el cuy no es mascota y comerlo es casi un hecho histórico. Lo que no me cae, pero ni con paracaídas es comer gato. Eso sí que no. Y no únicamente por respeto a mi Michina (que así se llamaba nuestra gata, que hoy integra la lista de desaparecidos por el régimen patriarcal), o en memoria del Blanquito o La Plomita, los gatos de mi tía de esos mismos colores (bueeeeeno! original para poner nombres no era) y tampoco por su Freddy (esta vez el nombre era en dudoso honor al jefe de mi primo), sino porque para mi es y será una mascota universal, como el perro. ¿Cómo me voy a comer a Silvestre o a Garfield? Aunque este último me caiga pesado. Ya. Fuerza G y sus cuyes de la CIA son algo reciente y no me generan más simpatías que las de imaginarlos al horno o chactados, estilo Arequipa y directo a mi plato. Ñám! Me perdonarás.
Sin embargo, es verdad que en nuestro país se come gato. No tanto como en la China, en donde hasta hay restaurantes dedicados a esta "especialidad culinaria" que han desatado las protestas de los grupos animalistas. En Cañete, por ejemplo, existe el Festival Gastronómico del Gato, dentro del marco de las celebraciones del Día de Santa Efigenia, protectora del arte negro (nunca de los gatos, ya se ve) que es en setiembre. Chicharrón de gato, Gato a la milanesa, Gato  al huacatay y otros inventos mininos, son los platos  más representativos. Se dice que para la ocasión, se les cría con los cuidados que amerita el caso. Esta costumbre, es una herencia de los antepasados de los pobladores del Distrito de La Quebrada, en Cañete, donde antiguamente hubo esclavos y haciendas. Supongo que por necesidad aprendieron a servirse de lo que había a su alcance. Aunque no está extendida a todo el Perú, debido a que en nuestra capital se dio y se da el fenómeno de la inmigración, hay personas que trajeron a Lima esta costumbre. Sospechamos que a Blanquito se lo comieron los vecinos del Parque Nosiglia de Breña. Es en serio, cada cierto tiempo hacían su "gateada" y desaparecían los michis del barrio y aunque mi prima amenazó con demandarlos, previa sacada de madre, lo cierto es que nadie te toma en serio. Hasta con letreros es la cosa, de un estilo, más o menos así, como este que capté en una imprenta, durante mis últimas vacaciones. Con concha y pana, el anuncio.
Gran gateada bailable.Ven a comer tu rico gato michi michi
En el jato de la tía Laura De boleto, hasta morir.
Lamentable para todos los animales domésticos en particular y  controversial e injusto para todos los demás en general, pero lo cierto es que algunos no podemos vivir sin comer carne o no concibimos la vida así. Nos escandalizamos cuando sabemos que en la India, la gente puede morir de hambre pero jamás se comería a una vaca y es que finalmente, todo pasa por un tema cultural, de costumbres ancestrales, tradiciones y también de religión. Siempre he dicho que sería una buena vegetariana... sino tuviera alternativa, no me hago la que no. Sin embargo, me han enseñado que "a donde fueres, haz lo que vieres" y no sé realmente qué cosa me toque comer en la vida. Tal vez, mañana sea un suri. Ese gusano de la selva peruana que se encuentra en la planta del aguaje y se come frito o en brochetas. Me han dicho que es muy rico, pero la idea de tener algo medio baboso en mi boca que no sea mi lengua, me dá guácala.Yo me resisto y no atraco.
Dato curioso: Yo googleando el suri, me aparecen fotos de la hija de Tom Cruise. ¿Tendrá la menor idea Mr. Misión Imposible de que le puso el nombre de un gusano a su retoña fashion?
Se me antojó una ensalada. Permiso.